lunes, 16 de agosto de 2010

Titeres

Cuando creo ver algo moviéndose en el canasto de ropas o entre las
Plantas del jardín, o escucho ruidos en el sótano, no puedo evitar
Asustarme y recordar aquella terrorífica experiencia que viví en mi
Tierna infancia. Nací en un tranquilo y corriente pueblo en donde
Viví mis primeros años con mi familia hasta que nos mudamos a la
Ciudad para escapar de los terribles hechos que nos sucedieron
Después de la muerte de don Ahmed.
En realidad nadie supo con exactitud de que país provenía
“ De muy lejos” decía y echaba a reír a carcajadas. Don Ahmed era
Muy querido en el pueblo por ser un anciano gentil y educado,
Poseedor de un gran sentido del humor, pero sobre todo por su
Oficio de titiritero. Era invitado a todas las fiestas y contratado
En cumpleaños infantiles donde asía reír a los niños con sus
Títeres que el mismo fabricaba, recuerdo sus caras grotescas, una
Inmensa sonrisa, nariz larga y puntiaguda y unos diminutos ojos
Que parecían seguirte. Mi madre cuenta que a mi me divertían
Los títeres desde que era un bebe. Falleció un espantoso
Día gris de invierno, cuando yo tenía cinco años. Casi todo el
Pueblo concurrió al velorio de don Ahmed, como no tenía parientes
Y su muerte fue tan repentina, no sabían a quién dejar lo que sin
Dudas eran sus vienes mas preciados, sus títeres, decidieron
Enterrarlos juntos con el.
Cuando llego la noche una espesa niebla cubrió todo el pueblo.
Lamentablemente recuerdo con vívida claridad que a la madrugada
Me despertaron unos golpecitos en la ventana, me levante de la
Cama, fui hacia la ventana y corrí las cortinas y me senté en el
Suelo a mirar a los dos títeres que se movían y bailaban de forma
Graciosa. Estaba como hechizado, no paraba de sonreír, otro
Títere se unió al baile, luego otro y otro mas, el borde de la
Ventana pronto se colmo de títeres que bailaban y giraban sin
Cesar. Comencé a reír de forma descontrolada e histérica, mis
Padres irrumpieron en la habitación y se sorprendieron al ver
Aquella siniestra escena, mi padre corrió hasta la ventana y
Los títeres huyeron hacia todas partes.
Al día siguiente el pueblo se alboroto con la terrible noticia que
Circulaba de boca en boca. Las tumbas de barias personas
Incluida la de don Ahmed, habían sido profanadas, el misterio
No era menor, solo habían cavado pequeños hoyos pero al
Abrir los ataúdes la policía descubrió que les habían cortado
Las manos, y robado los títeres de don Ahmed.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te gustó el cuento?