¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

jueves, 14 de abril de 2011

El misterio de la escuela embrujada

En medio de la clase, mientras la maestra dictaba y los niños escribían, al chistoso de la clase se le ocurrió una broma. Diciendo que no había oído bien una palabra, le pidió a la maestra que la repitiera (la misma palabra vulgarmente tenía otro significado). Toda la clase lo había advertido, y al entender la broma del chistoso todos se rieron al unísono, fue como una explosión de risa.
La maestra les ordenó que hicieran silencio, los niños callaron, pero en el salón siguió resonando una risa. Era una carcajada chillona y aguda, y al mismo tiempo algo ronca.

-¡Dije que hicieran silencio! ¿Quién se sigue riendo? -dijo la maestra con tono enfadado.

Buscó con la mirada pero no halló al culpable. Se oía con claridad que la risa se originaba en el salón. Los alumnos se miraban unos a otros desconcertados.
Ese fue el primer hecho extraño. Unos días después, durante un recreo, cuando los salones estaban vacíos, se oyó el rechinar de las patas de las sillas, como si alguien las arrastrara. Todos los salones fueron desordenados y los asientos estaban desparramados. Una maestra gritó y cayó desmayada al ver una silla moviéndose sola, desplazándose con sus patas como lo hace un araña. La escuela cayó en desgracia, los padres no querían enviar a sus hijos y varias maestras abandonaron su puesto. Inevitablemente la escuela terminó cerrando sus puertas. Nadie sabe con exactitud qué fue lo que invadió o se posesionó de la escuela. Algunos hablan de el fantasma de un niño, otros dicen que fue
una maldición. Tal vez algún día se aclare el misterio de la escuela embrujada.