cuentos de terror

cuentos de terror
cuentos de terror cortos

jueves, 7 de abril de 2011

La bruja del bosque

La tarde gastaba sus últimos resplandores, y el azul del cielo se diluía en el gris
Del atardecer. Ramón se apuró en llegar al bosque, su padre le había
Encomendado que recogiera algo de leña seca y fina, pues la leña que tenían
Estaba algo verde, e iba a dar trabajo encenderla. El fuego de la chimenea hacía
Mas soportables las frías noches invernales.
Después de atravesar un campo amarillento llegó a la quietud del bosque. Pisando
Hojas resecas y crujientes avanzó entre las sombras del bosque, inclinándose cada
Tanto para recoger las ramas secas que iba encontrando.

Caminaba con la cabeza inclinada, tratando de distinguir la leña entre las sombras
Crecientes. Al levantar la cabeza para orientarse, se dio cuenta que había avanzado
Mas de lo que creía. Buscó el sendero con la mirada, y entre los árboles, no muy
Lejos de el, vio a la destartalada casa de la vieja ermitaña que vivía en aquel bosque.
Como todos los muchachos de la zona, Ramón le tenía terror a la ermitaña. Se decía
Que era una bruja, y que bajo el capuchón que siempre llevaba puesto, había un rostro
Horripilante. Retrocedió unos pasos sin dejar de ver a la casa, dio media vuelta y se
Encontró frente a la vieja, la cual se le acercaba sigilosa por la espalda.

La vieja tenía la cabeza descubierta; en la cara arrugada sobresalían unos ojos
Saltones de color celeste, y tenía una nariz tan larga y delgada que caía como si
Fuera una trompa, escasos cabellos grises colgaban de su cabeza casi calva.
La vieja se agazapó y abrió los brazos como para atraparlo de un salto, a la vez
Que sacudía la cabeza ,y la trompa-nariz se balanceaba de un lado al otro.
Cuando la noche terminó de cubrir el bosque la familia de Ramón salió
A buscarlo, gritaban su nombre y avanzaban entre los árboles sosteniendo faroles.
En la casa de la ermitaña hervía un enorme caldero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te gustó el cuento?