cuentos de terror

cuentos de terror
cuentos de terror cortos

lunes, 16 de mayo de 2011

Los muñecos de Manuel

Su madre volvió a tomarle la fiebre, aún seguía alta, Manuel convalecía afectado por
Una fuerte gripe. Ya se terminaba la tarde y la tormenta que había persistido durante
Todo el día aumentaba su intensidad. Las calles parecían ríos embravecidos, el agua
Se arremolinaba en las bocas de los drenajes saturados, la lluvia que caía
Con fuerza azotaba desde todas partes, impulsada por un viento cambiante y atroz.

Manuel dormía por momentos, cada poco rato su madre le cambiaba los pañuelos
Mojados que ponía sobre su frente. A veces miraba la lluvia resbalar en la ventana, y
Se estremecía con cada trueno. Sobre su cama tenía sus muñecos de colección.
Desparramados encima de la frazada estaban sus pequeños soldados de plástico,héroes de acción,villanos, y algunos animalitos.

Estaba jugando con sus muñecos cuando volvió a dormirse; despertó al sentir el
Cosquilleo de diminutas pisadas sobre su cuerpo, y al abrir los ojos descubrió
Sorprendido que sus muñecos habían cobrado vida.
En una circunstancia normal aquello lo hubiera asustado, pero ardiendo de fiebre como
Estaba, miró a su querida colección de muñecos con una sonrisa en la cara, mientras
Aquellos hombrecitos de plástico se movían con gracia y rapidez.

Todos sus juguetes parecían estar vivos. Un recuerdo y un pensamiento pasaron
Rápidamente por la atenuada conciencia de Manuel, y al mirar hacia el placard, vio
Aterrado que el cajón en donde guardaba aquel inmenso muñeco que lo asustaba
Estaba abierto. No lo había rechazado porque era un regalo de sus abuelos, pero
Apenas lo vio sintió algo de temor. Era un muñeco echo artesanalmente, y su cabeza
De trapo y lana le parecía diabólica, en cuanto pudo lo guardó en un cajón del
Placard y nunca mas lo abrió.

Sin levantarse de la cama, Manuel buscó con la mirada por toda la habitación,
Temiendo que aquel muñeco también estuviera vivo. El fuerte sonido de un rayo
Lo hizo voltear hacia la ventana, cuando volvió a mirar hacia el cuarto el muñeco
Estaba a su lado. Manuel gritó pero su grito fue sofocado por el estampido de
Otro rayo. Cuando su madre entró a la habitación creyó que Manuel dormía,
Pero al mirarlo de cerca notó que no respiraba, estaba muerto, a su lado estaba
El inmenso muñeco, con sus brazos inanimados alrededor del cuello de Manuel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te gustó el cuento?