cuentos de terror

cuentos de terror
cuentos de terror cortos

lunes, 26 de septiembre de 2011

Fenómenos Paranormales

- Si entendí bien, me estás diciendo que en tu tienda hay fantasmas ¿Es así? - le dijo
Francisco a Héctor.
- No se si fantasmas…supongo que si. Las cosas se mueven solas ¿Cómo es que se
llama ése fenómeno?
- Pólterguei - le contestó Francisco.

Héctor había llamado a Francisco y conversaban en la oficina de su tienda.
Mientras le servía un trago de Whisky a su amigo, Héctor continuó:

- Como siempre estuviste metido en esas cosas de ocultismo, creí que me podrías
ayudar. Ya no se que hacer, si no soluciono este problema se me van a ir todos
los empleados, y peor, la clientela.
- Te voy a ayudar en lo que pueda, para que están los amigos - afirmó Francisco
mientras se llevaba el Vaso a la boca. Bebió su trago y dejó el Vaso sobre el Escritorio.

- Lo primero que hay que hacer - continuó Francisco - Es descartar el factor humano.
Puede ser uno de tus empleados el que mueve las cosas. La mayoría de las veces no se
trata de algo paranormal; pude ser algo tan simple como alguien queriendo molestarte.
- ¿Y qué hay que hacer para descartar eso?
- Tengo equipos de vigilancia, cámaras pequeñas. Las colocamos antes de que lleguen
tus empleados, después revisamos los videos. Si no descubrimos nada, dejamos las
cámaras funcionando durante la noche; si hay algo lo van a captar.

En los videos en donde estaban los empleados no vieron nada fuera de lo normal.
Dejaron las cámaras encendidas durante toda la noche.
Apenas amaneció Francisco fue hasta la tienda. Héctor lo esperaba en su oficina.
Miraban los videos cuando en la imagen vieron algo que los sorprendió.
Vieron que la ropa que colgaba de un perchero se movía, lentamente algo se fue
materializando, como si se inflara. Aquella cosa creció hasta convertirse en un humano;
más precisamente en Héctor, era exactamente igual.

Aquella copia de Héctor, su doble, comenzó a caminar por la tienda y a mover cosas.
Francisco estaba emocionado, acababa de ver un fenómeno sumamente extraño.

- ¡Oh! ¡Increíble! ¡Es tu doble! Estoy tan emocionado que ni recuerdo como se
llama este fenómeno ¡Es muy raro! Se que en Casa tengo un Libro que trata sobre
este tema. Voy a buscarlo y ya vuelvo - Francisco salió de la oficina. Cerca de la puerta
que da a la calle se cruzó con Héctor, que recién entraba a la tienda.

- Discúlpame por llegar tarde. ¿Ya viste el video? - dijo el verdadero Héctor.

1 comentario:

  1. Este también está buenísimo Jorge.
    Saludos!

    M. S.

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?