cuentos de terror

cuentos de terror
cuentos de terror cortos

domingo, 6 de enero de 2013

Teatro embrujado

Las autoridades de la ciudad, declararon  al viejo teatro “Monumento Histórico”, y
contrataron a mi empresa para restaurarlo.
Junto al Arquitecto encargado del proyecto, recorrimos todo el edificio. En las paredes
había sendas grietas que recorrían todo su alto hasta la unión con el techo.  Observábamos
una de esas grietas cuando escuchamos que alguien corría por un corredor cercano.
No alcanzamos a ver a alguien, mas como el teatro es muy extenso, supusimos que estaría
escondido.
Como el edificio es de la ciudad, tras una llamada del Arquitecto llegaron tres policías, y
mientras seguimos evaluando lo dañado que estaba (hacía veinte años que estaba
abandonado), ellos recorrieron el lugar.

Seguíamos en lo nuestro, observando los deterioros de la construcción. En determinado
momento, vi que el arquitecto palideció de repente.  Miraba fijo hacia una puerta, al
voltear hacia el lugar, vi que una tela blanca terminaba de cruzar frente a dicha puerta.
Di unas zancadas, y creí que iba a sorprender a alguien en el corredor, pero no vi a
nadie.  Cuando volví a la habitación el Arquitecto se secaba el sudor con un pañuelo.
Al preguntarle qué vio, me sorprendió la respuesta.
- Un fantasma. - Me dijo. Salíamos del teatro cuando nos cruzamos con los policías.
El de más cargo no se atrevía a explicar lo que habían visto y oído, así que hablaba de
“ruidos raros” y cosas que les “pareció” ver. Uno de ellos nos dijo sin rodeos:

- Este teatro está embrujado, no hay otra explicación.

En ese instante escuchamos unos sonidos aterradores, los cuales parecían venir de
todas partes, reverberaban en los corredores y en el oscuro escenario. Parecía que
todo un grupo de personas lanzaban alaridos y carcajadas, también se escuchaban
sonidos menos identificables, similares al resoplido de un caballo.
No nos quedamos ni un instante más, salimos disparados de allí.  
Al otro día me llamaron desde el Municipio, querían cancelar el contrato. Según el
arquitecto el lugar estaba muy dañado como para repararlo, enseguida estuve de acuerdo. 

5 comentarios:

  1. si me gusto era lo que nesesitava gracias me gusto mucho vale sige pudlicando grax

    ResponderEliminar
  2. Bueno pues ami también me gusto mucho también hera lo q nesecitaba ya estaba desesperada x q no hayaba cuentos cortos y me metí a esta pajina y dije ! Genial ! Y pues muchas grasias x poner esta pajina xD

    ResponderEliminar
  3. Mm ops si me gusto solo k ocupaba algo mas corto

    ResponderEliminar
  4. esta historia es veridica aqui en paraguay.. muy bueno.. me preguntaba de donde sacas la imaginacion... felicidades.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por comentar. A la historia la imaginé, la creé más bien. No es raro que se parezca a alguna historia que se supone real, porque es justamente lo que busco, por eso escribo sobre lugares así. Las historias surgen (las mias) de mi trabajo, de pensar mucho, de mis teorías, de lo que aprendo por ahí. Te digo que no es algo fácil. No basta con tener una buena imaginación, pero alluda enormemente. Saludos.

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?