cuentos de terror

cuentos de terror
cuentos de terror cortos

lunes, 8 de julio de 2013

Payasos

Estábamos festejando no sé qué, era confuso. Me encontraba sentado frente a uno de los extremos de una mesa grande. La mesa estaba rodeada de parientes, amigos y unos conocidos. Todos comían, bromeaban y reían. Era una situación agradable hasta que alguien puso la mano sobre mi hombro, y cuando lo miré, era un amigo que murió hace años.  Aquella presencia me sorprendió enormemente, y todos se echaron a reír al tiempo que me miraban.
¿¡Qué estaba pasando!? ¿Cómo podía ser aquello…? Entonces repentinamente me di cuenta que soñaba: era una pesadilla. Después el muerto se alejó hacia una puerta, y al irse la dejó abierta, y por ella entraron unos payasos grotescamente deformados. Cada uno de los payasos monstruosos me miró con una sonrisa retorcida y malévola. El maquillaje blanco que tenían en la cara resaltaba unas arrugas profundas como tajos, y por pelucas tenían lo que parecían ser cabelleras ajenas.

¡Que situación tan aterradora! Incluso ahora, al evocar el terror que sentí esa vez me siento muy mal.  De un momento a otro todos eran payasos monstruosos. Intenté levantarme pero no pude, la mesa me aprisionaba. Cuando todos empezaron a acercarse, supuse que la pesadilla estaba por terminar, porque no podían hacerme nada. Cerré mis ojos y cuando los volví a abrir estaba en mi cama.  Entonces suspiré hondo, pero el alivio no duró mucho, pues vi algo por el rabillo del ojo, y cuando miré hacia la ventana, ésta se encontraba llena de payasos que me miraban desde afuera, y súbitamente las cabezas de otros salieron de abajo de la cama lanzando carcajadas cavernosas. Después de ese último susto me desperté en la realidad: la pesadilla había terminado. 
Llegó la mañana y seguía pensando en la pesadilla. ¿Por qué había soñado con payasos si no les tengo miedo? Especulaba sobre mi pesadilla cuando Roxana llegó de hacer las compras. Me mostró dos papeles que tenía en la mano y me dijo:

- A que no adivinas qué son.
- No tengo ni la menor idea -le dije.
- Entradas para el circo. Llegaron ayer. ¡Que emoción, hace años que no voy a uno?
- Entradas para un circo… que sorpresa. Un circo… donde siempre hay payasos…
- ¿Les tienes miedo? ¡Jaja!
- ¿Miedo yo?
- Lo dije en broma. Las entradas son para la función de la noche.

En ese momento sentí mucha curiosidad. ¿Sería una coincidencia absurda? Presentía que no lo era, pero de todas formas fuimos al circo.
Ya dentro de la carpa, Roxana me sonreía y se pegaba a mí, pues yo no le soltaba la mano; no quería perderla entre el público: algo me decía que el lugar era peligroso. 
No demoré en ver el primer payaso.  Caminaba entre la pista y las gradas. No era tan grotesco como los de la pesadilla pero parecía ser alguien muy viejo. Tenía puesto los clásicos zapatos de payaso, un calzado extremadamente largo. Lo observé con tanta atención que noté que en la punta del zapato, que estaba algo rota, sobresalía una uña puntiaguda y negra. Ningún humano podría tener el pié tan largo.
En ese mismo instante el payaso se volvió hacia mí y me miró fijo, como si se hubiera dado cuenta de que lo descubrí. Levantó el labio superior como si estuviera gruñendo y se fue caminando rápido.
Después de eso no quería quedarme ni un minuto más allí. Le dije a Roxana que me sentía mal y nos fuimos. ¡Que situación!

Esa noche no dormí, me mantuve vigilante, armado. Varias veces creí escuchar que rondaban la casa, pero no conseguir ver nada. Por suerte trabajo en mi casa y pudo dormir de día, aunque tuve que inventar excusas tontas. El circo se marchó a los cinco días. En ese tiempo desaparecieron de la ciudad tres personas; nunca se supo qué fue de ellas, aunque yo creo saberlo…

13 comentarios:

  1. Wow k aterrador, a mi si me asustan los payasos. Lo raro es porque el soñó eso, seria una premonición?? Fue raro el hecho de k no fueran por el tambien =)




    ResponderEliminar
  2. jajaja!! Buenisimo!

    ResponderEliminar
  3. Wuaauuu... Ultimamente no subes cuentos con tanta frecuencia, me tienes desesperada con gana de leer mas... Me encantan tus cuentos.
    Bendiciones

    ResponderEliminar
  4. me encanto esta muy bueno che! son muy Wuau esos cuentos! y mas ese!

    ResponderEliminar
  5. wwwwwiiiwww mw dan miedo los payasos y luego su cara y te acen quedar e ridiculo me dan mello :(

    ResponderEliminar
  6. Es muy bueno aunque me gustaria
    Que pusieras otro donde los payasos son callejeros, se unen y se hacen felincuentes unos 7 o 6 talvez 5

    ResponderEliminar
  7. esta chévere terrorífico

    ResponderEliminar
  8. Wouu es fantastiko pero terrorifiko

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?