¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

martes, 26 de octubre de 2010

El fantasma de la vía

Ya se había retirado gran parte de los invitados, miré mi reloj, me levante
Pesadamente y me despedí alzando mi mano a los conocidos que encontré
A mi paso. Estaba en el cumpleaños de la hija de un conocido. La madrugada
Estaba muy avanzada, la noche era sumamente fría, cuando di mis primeros
Pasos fuera del local me arrepentí de haber ido a pié. Por un trecho bastante
Largo continué oyendo la música del cumpleaños, la ciudad dormía inmutable
Y silenciosa, las chimeneas de algunas casas aún elevaban un delgado hilo
De humo que se disolvía en la oscuridad. Al llegar a una calle que es atravesada
Por las vías del tren, pensé que sería mejor cortar camino y ahorrarme unas cuantas
Cuadras de caminata, me desvíe y seguí mi camino por la vía férrea.
En ese tramo la vía cruza entre terrenos baldíos y algunas casas abandonadas, esa
Zona está despoblada porque solía inundarse en las épocas de mucha lluvia.
Habían pasado muchos años desde la última vez que crucé por ese lugar, en los
Costados crecían todo tipo de malezas, las plantas de abrojos sobrepasaban la
Altura de una persona y se agitaban ante la menor brisa, los pastos se amontonaban
Formando bultos amarillentos que llegaban hasta el borde de la vía.
Escuché la bocina del tren resonar a mi espalda, se lo oía bastante lejos aún pero
Igual voltee; a pesar de la oscuridad logré distinguir que alguien caminaba detrás
De mi a unos diez metros de distancia. Apuré el paso, los durmientes comenzaron
A vibrar, la luz del tren me alcanzó, cuando volví a voltear distinguí que el otro
Caminante era un hombre, me impresioné al notar que su cuerpo no proyectaba
Sombra. Me aparte unos metros de la vía, el tren ya rugía cerca, corrí espantado
Cuando vi que el hombre con un amplio gesto de la mano me invitaba a acercarme.
Me alejé del estruendo del tren tropezando entre pastos y malezas hasta llegar a una
Calle.

1 comentario:

Unknown dijo...

me gusthO muchO la vdd algO la Otra vez sOñe

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?