¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

martes, 23 de noviembre de 2010

Asechando en el bosque

Una suave brisa terminaba de secarles el cabello. Sentados en el suelo y rodeando
El fogón, desentonaban canciones de moda y reían, en el fuego recalentaban
chorizos que habían asado en la tarde. La noche era clara, iluminada por una
Enorme luna llena que asomaba entre los árboles del tupido bosque que rodeaba
La laguna en donde estaban acampando.
Matías, Jonatan, y Eduardo, eran compañeros en la secundaria y habían entablado
Amistad. Llegaron a la laguna temprano por la mañana, casi todo el día lo pasaron
Nadando o tendidos en el pasto, conversando de cosas triviales. Los tres por su
Parte tenían experiencia en acampar, pero siempre acompañados por sus padres o
Alguien mayor.
Seguían cantando al lado del fogón cuando Matías vio una silueta furtiva cruzar
Entre los árboles, quedó muy callado y serio por la fea impresión que le causó.
- ¿Qué te pasa, no te gusta esta canción? - le preguntó Eduardo.
- ¿Qué? no…me pareció ver algo en el bosque - dijo Matías sin apartar la vista
De los árboles, los otros voltearon hacia el lugar donde el miraba.
- ¿Qué viste, que era? - interrogó Jonatan un poco asustado.
- No se bien, parecía una persona, pero su cabeza…no se, no vi bien - contesto
Matías inseguro de lo que había visto. Por un rato los tres quedaron callados,
Tratando de escuchar si se aproximaba alguien. Una rama crujió bajo la pisada
De algo que los asechaba y se acercaba mas y mas, caminaba de un árbol a otro
Y espiaba, andaba en cuatro patas y se incorporaba detrás de los árboles.
La abominable criatura dio un enorme salto y quedó a unos metros de los
Muchachos, los tres se levantaron y lanzaron un grito de terror, instintivamente
Se juntaron. Entre ellos y la bestia estaba el fogón, las llamas iluminaron la
Horrible cara de un hombre lobo.
Los tres corrieron hacia el agua, por alguna razón el hombre lobo no los siguió.
Desde la horilla lanzaba gritos espeluznantes a la vez que habría los brazos.
La noche se hizo larga y aterradora, la bestia se alejaba un poco y se ocultaba
En el bosque, los muchachos no se confiaban y no abandonaron el agua.
El sol los encontró aún en el agua, tiritando de frío y de miedo.
Semanas después se enteraron que en aquella laguna había muerto ahogada una
Persona, sus familiares consiguieron que un Padre bendijera el lugar, seguramente
Eso les salvó la vida.

1 comentario:

¿Te gustó el cuento?