¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

domingo, 28 de noviembre de 2010

La vieja González

Es difícil contarles como era la vieja González sin hablar mal de una persona
Que ya murió. Solo diré entonces que en el barrio nadie la apreciaba, la vieja
Parecía odiar a todo el mundo, en su vida no se llevó bien con nadie, y su mal
Carácter no desapareció luego de su muerte física, aún sigue rezongando,
Recorriendo la penumbra de su casa, y ojeando la calle desde su ventana.
Cuando los vecinos notaron que hacía días que no la veían, fueron a golpear
Su puerta, la vieja vivía sola, a pesar de todo era un ser humano, y en una
Ciudad chica los vecinos no se ignoran en casos de necesidad. Cuando vi el
Grupo llamando a la puerta me acerqué, mi casa está al lado. Como no
Contestaba, y ante la insistencia del grupo de vecinos, fui el primero en
Entrar; un olor nauseabundo se paseaba por la casa, usando mi pañuelo
Como si fuera una mascarilla(para soportar el hedor) seguí buscando.
La encontré tirada en el piso de la cocina, el cuerpo hinchado, la piel gris,
La cara comida por cientos de gusanos que desbordaban por sus cuencas.
Había fallecido días atrás, la luz del sol entraba por una ventana e iluminaba
Aquel cuerpo putrefacto. Vi que algo se movió en la penumbra, en un rincón
De la cocina. Se acercó a mi lentamente, por un instante no me pude mover;
Era el fantasma de la vieja González, su boca fruncida se movía pero no se oía
Sonido alguno. Los vecinos pensaron que salí de allí como un viento por causa
Del cadáver.
Desde entonces, muchas son las personas que han visto su fantasma, principalmente
De noche, descorre las cortinas y se asoma por la ventana. Algunas personas dicen
Que al pasar frente a la casa, oyen que alguien los llama por su nombre, la puerta
Se abre y brota un olor nauseabundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?