¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

miércoles, 8 de diciembre de 2010

El barrio fantasma

En una noche agradable de verano, salí a caminar para conocer mi nueva ciudad.
Me había mudado recientemente, como casi todas las ciudades pequeñas, su
Ritmo era tranquilo, sosegado, sin el frenesí de las grandes ciudades.
Aparté mis pasos de las calles principales, deseaba conocer otra parte de aquella
Urbanización. Al rato me encontraba caminando por unas calles desiertas y menos
Iluminadas. Llegue hasta una parte visiblemente descuidada, se notaba que era una
Zona antigua, sus veredas estaban rotas, las casas grises y ruinosas eran muy
Similares entre si. Numerosas grietas recorrían el largo de sus paredes, todas
Estaban cercadas por muros bajos y rejas de acero oxidado y sucio. Todo en
Aquel lugar hablaba de abandono y decrepitud, era lúgubre y siniestro.
Las ventanas eran altas y delgadas, vi que alguien cruzó frente a una de ellas.
Aquella visión o imagen fugaz me erizó la piel, traté de buscarle una explicación;
Tal vez la casa no estaba abandonada, o vi mi propio reflejo distorsionado por el
Vidrio opaco.
Seguí mi nocturna caminata, escuche un chirrido, en una de las casas se abrió la
Puerta, de su oscuro interior salió un brazo delgadísimo y arrugado, que con gestos
De mano me invitaba a pasar. Mi desesperada carrera duro hasta que alcancé una
Calle transitada.
Posteriormente me enteré que a aquella zona la apodaban “El barrio fantasma”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?