¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

jueves, 30 de diciembre de 2010

El campo embrujado

En un pequeño valle rodeado de cerros bajos, hay un campo que durante el
Día es igual a muchos otros. Lo sobrevuelan pájaros y zumban los insectos
Entre sus pastizales de hierbas olorosas y frescas, el ganado pasta bajo el sol
Y los arroyuelos que lo surcan bajan desde los cerros brillando y cantando con
Rumor de agua.
Al ir muriendo el día los animales comienzan a retirarse, guiados por su instinto
Se alejan de aquel lugar. Cuando los cerros juntan sus sombras, los arroyuelos
Emanan una bruma que al caer la noche cubre por completo aquel pequeño
Valle. Junto con la oscuridad surgen ecos de un pasado violento, muchas vidas
Tuvieron en aquel lugar un final violento, pues fue un campo de batalla.
Cuando el Uruguay era joven y se lo disputaban caudillos criollos, que con
Voces convincentes hacían combatir a los gauchos en cruentas batallas, aquel
Campo fue manchado de sangre, y entre aquellos cerros retumbó el tronar
De barias batallas. Cuando la noche se hace plena, galopan en el valle jinetes
Fantasmas, se oyen gritos y brillan luces que parecen pequeños incendios.
De entre la bruma surgen sombras, y se arrastran apariciones decapitadas.
Cuando llega el día vuelve a ser un campo como tantos otros.

1 comentario:

Anónimo dijo...

horrible cuento

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?