¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

Translate

domingo, 26 de diciembre de 2010

La noche del Licántropo

El sol de la mañana ya estaba bastante alto cuando Alfonso salió a recorrer su
Campo. Se sentía algo débil, apenas sostenía las riendas del caballo y no
Conseguía enderezar su postura. Las vacas pastaban un poco inquietas;
Continuamente levantaban la cabeza y echaban una mirada exploratoria a su
Alrededor. En lo alto del cielo azul un grupo de cuervos volaba en círculos.
Adivinando de que se trataba, taloneó al caballo y guiado por los cuervos
Encontró el lugar en donde estaba un ternero muerto. Era el cuarto vacuno
Que perdía en cuatro noches consecutivas. No desmontó para examinar el
Cadáver, ya no importaba, era obvio que se trataba del mismo depredador,
Escupió en el suelo, se ajustó el sombrero y galopó hacia su casa.
A medida que avanzaba la tarde Alfonso se sentía mejor, recuperó su fuerza.
Cuando se hizo la noche salió a vigilar el campo, caminaba sigiloso, el rifle
Entre sus manos, cada tanto miraba la luna llena que iluminaba el paisaje.
Llegó hasta la orilla del monte, la naturaleza parecía petrificada, las vacas
Se amontonaban y mugían. Seguía caminando cerca del monte cuando de
La espesura salió un animal al trote, era grande, el tiro fue fácil, el ganado
Huyó en estampida. Se acercó con mucha cautela, cuando lo vio bien
Dejó de apuntarle, era un perro, un pastor alemán, seguramente de alguna
Estancia cercana.
Era muy poco probable que aquel perro estuviera depredado su ganado.
Alfonso continuaba sumido en sus dudas cuando sus ojos se fijaron en el
Borbotón de sangre que manaba en un costado del perro. Llevó la mano
Hacia la herida y sintió su tibieza, luego la saboreó chapándose los dedos.
Volvió a mirar a la luna, y comenzó a convertirse en un hombre lobo,
Como lo había echo las cuatro noches anteriores. Ya transformado en
Una horrible bestia salió rumbo al ganado.

1 comentario:

¿Te gustó el cuento?