¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 11 de diciembre de 2010

Mi casa embrujada

Cuando llegué el vendedor ya me esperaba en el portal de la casa, una sonrisa
Falsa se plasmaba en su rostro. Un hombre cruzó la calle y se nos acercó.
- No compre esa casa, está embrujada - afirmó el hombre, el vendedor lo quería
Fulminar con la mirada.
- ¿Qué, dijo que está embrujada ? - le pregunté sorprendido.
- Si, eso dije, esta embrujada. La familia que vivía ahí practicaba rituales raros,
Estaban en una especie de secta o algo así, yo vivo ahí enfrente, después que
Abandonaron la casa, en las noches, se oyen ruidos extraños, no la compre -.
A pesar de las afirmaciones disparatadas de aquel desconocido, me pareció
Sincero, era un tipo mayor, su petición sonaba mas bien a súplica, daba la
Impresión de ser buena gente, pensé que sería alguien supersticioso y de
Mucha imaginación.
- Sabe don, yo no creo en esas cosas, le agradezco su preocupación, vecino -
El vendedor me abrió la puerta y me invitó a pasar, la sonrisa falsa ya fija en el
Rostro. Compré la casa, al otro día me mudé a ella.
Cuando llegó la noche me sentí un poco inquieto. Sentado en un sillón de la
Sala, hacía zapping en la tele, esperando que me diera sueño.
El ruido me hizo parar de un salto; era en el baño, tiraban una y otra vez de la
Cadena de la cisterna. La puerta estaba entornada, la empujé con el pié, cuando
Comprobé que estaba vacío respiré aliviado, revisé la cisterna, estaba bien.
Trataba de buscarle una explicación lógica a lo sucedido, cuando escuché
Otro ruido, este venía del cuarto. Parecían pasos pero sonaban como si alguien
Golpeara una madera contra el piso. Casi me desmayo cuando vi que el ruido
Lo producía la cama moviéndose como un animal, daba pasos como si fuera
Una araña gigantesca, la luz se volvió rojiza y parpadeaba, y algo invisible
Se retorcía sobre las sábanas, y comenzaron a oírse cánticos en latín.
Dicen que cuando salí de la casa estaba gritando, no lo recuerdo bien, en ese
Momento estaba demasiado aterrado, solo quería huir de aquel lugar.
Ahora soy el dueño de una casa embrujada.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

esta padre me sirvio para una tareaa
GRACIAS...
obioo me van a poner un 100 mas un punto extra otra vez ¡¡¡GRACIAS!!!

Jorge dijo...

Gracias a ti por entrar al blog y
comentar. Suerte con la tarea!.

mr.BACK2010 dijo...

Ey gracias me sirvio mucho y esta buenisisimooooooooo!!!!!

Jorge dijo...

Gracias a ti mr.BACK2010 por
visitar el blog y comentar.

Anónimo dijo...

k emocionante tu historia, amm solo aguantaste un dia?

Anónimo dijo...

muy interesante...me ha gustado,ahora se lo contare a mis amigos por las noches :D:D:D

araceli gamarra dijo...

meee encantaa

Jorge Leal dijo...

Muchas gracias, Araceli. ¡Saludos!

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?