¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

Translate

jueves, 6 de enero de 2011

Caminando por la ruta embrujada

- !Señor ¡ despierte, ya llegamos, es su parada - le dijo uno de los chóferes.
Gilberto tenía el sueño pesado, bajó del ómnibus medio dormido aún, el aire
Nocturno estaba frío, lo cual ayudó a despabilarlo un poco. El chofer abrió
El compartimiento de las maletas y le entregó sus bolsos, se despidió y el
Ómnibus partió. Gilberto quedó solo en medio de la nada, vio árboles del
Otro lado de la ruta, volteó y de su boca brotaron malas palabras y se acordó
De las madres de los chóferes, se habían equivocado de lugar, el camino que
Tenía enfrente no era el que conducía hacia su hogar.
Estuvo un rato pensando en su mala suerte hasta que se resignó y comenzó
A caminar, lo dejaron a seis kilómetros del camino que si conducía a su hogar.
Una media luna asomaba en el horizonte, estaba rodeado de campo y arboledas.
El hombre conocía el lugar por donde caminaba, ese tramo de la ruta tenía mala
Fama, no eran pocas las personas que decían haber visto apariciones mientras
Manejaban de noche por aquella zona.
Alcanzó una parte oscurecida por las sombras de unos árboles que ocultaron
La luna, cuando salió de las sombras notó que no estaba solo. En el otro
Costado de la ruta caminaba un enano, era ancho y regordete, y su cabeza era
Grande.
- ¿Tiene algo para darme, cualquier cosa, me servirían sus ojos? - dijo
Repentinamente el enano, y avanzó extendiendo un brazo.
A pesar del miedo que sintió, Gilberto pensó rápido, abrió el bolsillo de uno
De sus bolsos y saco la Biblia que siempre llevaba en sus viajes, aquella que
Le regalara el cura que lo bautizó. En cuanto la mostró el enano comenzó
A retroceder, su voz cambió y hablaba en un idioma desconocido, volvió
A la sombra de donde había salido.
Ya amanecía cuando Gilberto llegó a su casa, sostuvo la Biblia junto a su
Pecho y le agradeció a Dios, lo había salvado.

3 comentarios:

  1. me dejaron hacer un cuento de terror gracias ya me ayudaron voy a recomendar esta pagina wooo

    ResponderEliminar
  2. gracias a esta pagina me ayudaron ha hacer mitarea gracias

    ResponderEliminar
  3. estan muy chidos elde la escuela emburjada ayno qk miedo recomendare esta pajina amis conocidos

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?