¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 8 de enero de 2011

El Lobisome

Una de mis grandes pasiones es la cacería. Gracias a un amigo en común
Conocí a Pedro, cazador profesional de jabalíes. El jabalí es una plaga y
Algunos estancieros pagan para que los eliminen de sus tierras, además Pedro
Vendía su carne, muy apreciada en esta región.
Rápidamente entablamos amistad y con el correr de los años compartimos
Numerosas cacerías y pescas.
En una ocasión estábamos acampando en el monte, ya entrada la noche, sentados
Al lado del fogón, cuando Pedro me hizo una pregunta
- Che Jorge, ¿crees en lobisones? -
- Que un hombre se convierta en lobo…. no se, en este mundo hay muchos
Misterios, quien sabe - le respondí vacilando.
- No solo en lobo, un lobisome se puede volver en otros bichos - afirmó Pedro
- Parece que sos un experto en el tema, tengo una pregunta ¿se pueden transformar
En mosquitos? aquí andan unos inmensos - dije eso y lancé una carcajada.
Pedro no se rió, se limito a agregar unos palos mas al fogón. Intuí que quería
Decirme algo, me puse serio y le pregunté
- ¿Alguna vez viste un lobisome? - por un momento quedamos en silencio, mi
Interlocutor acarició a uno de sus perros, estaba rodeado por su jauría, el fogón
Crepitaba, la noche era oscura, después de dudar un poco me contó la siguiente
Historia, que para mayor comprensión voy a narrarla con mis palabras.
En una noche clara de luna llena, estaba en el monte durmiendo en su campamento
Cuando un ruido lo despertó, sus ocho perros se pararon y comenzaron a gruñir.
Había algo grande entre los árboles, escondido en la sombra y asechando. Los
Perros arremetieron furiosos, comenzaron a pelear con algo que lanzaba gritos
Espeluznantes. Con la linterna en una mano y el cuchillo en la otra Pedro llegó
Hasta el lugar; la jauría acosaba a un inmenso jabalí negro, consiguieron
Sujetarlo, eran perros poderosos, de raza Dogo Argentino, Pedro terminó
De liquidarlo con su cuchillo. Parecía un jabalí como tantos otros que había
Cazado, lo único extraño era la actitud de los perros, que seguían gruñendo
Al animal ya muerto. Lo arrastró hasta el campamento, le ató las patas
Traseras y lo colgó de un árbol, cuando llegara el día lo iba a carnear.
Pedro despertó al amanecer y vio horrorizado que en el árbol colgaba un hombre
Muerto, estaba desnudo y se veían las mordidas de los perros y los cortes de
Las puñaladas.
Parecía una pesadilla, algo irreal y absurdo, un imposible. Después de debatirse
Con su conciencia decidió enterrarlo en un lugar en donde nadie lo encontrara.
Cuando terminó de contar su historia yo quedé tan impactado que no supe
Que decir, se que es un hombre de palabra y creo que es cierto lo que me
Contó. Esa noche se hizo larga, por suerte no había luna llena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?