¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

domingo, 30 de enero de 2011

El Recolector de almas

Manejaba mi coche por una carretera desolada, era de noche, a mi derecha
Asomaba una desgastada luna llena.
Cuando doblé en una curva vi a una persona caminando por el borde de
La carretera, no logré distinguir si era hombre o mujer, su ropa era gris
O descolorida y parecía que estuviera arrugada, mas bien fue una impresión,
Crucé a su lado mirando hacia adelante, no pensaba llevar a un desconocido,
Pero con la visión periférica noté que volteó hacia mi.
Avancé un buen tramo y al doblar en otra curva nuevamente vi a una persona
Caminando. Extrañamente lucía igual a la persona que había dejado atrás.
La curiosidad pudo mas que la razón, era obvio que era la misma cosa que
Había dejado atrás, hasta se movía igual. Cuando llegué a su lado voltee
Y vi aquel espantoso rostro, mas bien diría, rostros.
Su cara cambiaba constantemente, una multitud de rostros deformados y
Mutilados se sucedían sin cesar, hombres, mujeres, niños, era algo horroroso.
Creo que de no estar en buena forma física hubiera muerto del susto, el
Corazón se me acelero de forma increíble, al borde de un infarto creo yo.
Aceleré lo mas que pude hasta salir de aquel camino embrujado.
Estoy seguro que aquellos rostros eran las almas de las personas que murieron
En aquella carretera, recuerdo claramente sus expresiones de miedo y terror.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?