¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

martes, 4 de enero de 2011

En una noche estrellada

Francisco y Oscar estaban tendidos sobre una lona, boca arriba y con las manos
Detrás de la cabeza, contemplaban el cielo atiborrado de estrellas. Sus cañas de
Pescar estaban tendidas en la orilla del arroyo, la pesca no era buena. Detrás de
Ellos comenzaba un bosque de eucaliptos, mas allá del bosque, a una distancia
No mayor a doscientos metros estaba el camino por donde vinieron, sus
Bicicletas estaban escondidas entre unos pastos.
El cielo nocturno era un gran espectáculo, las estrellas brillaban intensamente.
- Allá va un satélite - dijo Oscar
- ¿Dónde? - preguntó Francisco
- Allá, entre aquellas dos estrellas grandes - el muchacho apuntó con su dedo
- Ha, si, ya lo vi, va bastante rápido - dijo Francisco.
Los dos muchachos seguían absortos con el firmamento, cuando un chillido
Aterrador los hizo levantarse como un resorte. Una cosa alargada y blanca
Costeaba el arroyo y se aproximaba a ellos, era un espectro que por momentos
Tomaba forma humana, luego volvía a ser algo alargado y ondulante.
Se miraron y gritaron al mismo tiempo, para después salir corriendo rumbo al
Bosque para alcanzar el camino. Mientras corrían dificultosamente por el bosque
El espectro los perseguía y chillaba, entre aquel sonido espantoso se oía una voz.
Alcanzaron la calle y las bicicletas y se marcharon, sus caras estaban blancas como
Un papel. El espectro quedó en el bosque, chillando y diciendo ! AYÚDENME¡.

1 comentario:

  1. Aww ! Que Pesar por el espectro ... necesitaba ayuda (y obvio que nadie lo ayudaría)

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?