¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

jueves, 13 de enero de 2011

No mires hacia atrás

En mi época de estudiante, en mis idas y venidas, cruzaba al lado del cementerio,
Mas bien por la vereda de uno de sus muros laterales, y lo hacía a pie.
Mis clases eran por la tarde. Un día de invierno, quedé estudiando en la biblioteca,
Cuando salí ya era de noche. Era una noche húmeda y fría, una cerrazón gris y
Tenue, tan tenue que llegaba a convertirse en niebla, mojaba la calle desierta y
Brillaba en las baldosas. Ni los perros que siempre me ladraban salieron esa
Noche, el frío hacía visible mi aliento, apuré el paso para calentar el cuerpo.
Casi sin darme cuenta llegué a la vereda que costea el alto y opaco muro del
Cementerio. De pronto se oyó un silbido, me detuve a escuchar, la calle
Continuaba desierta, provenía del otro lado del muro, silbaban una melodía,
Tan extraña y aterradora que es difícil de explicar ; era como si hubieran
Tomado todas las imágenes lúgubres y funestas del cementerio y las
Transformaran en espantosa melodía. Traté de no entrar en pánico y correr,
Solo seguí caminando, aún cuando noté que el silbido pasó a oírse detrás de
Mi. No voltee, continué avanzando sin mirar atrás, tenía la piel erizada y
Sentía mis piernas endurecidas por el miedo. No lo pensé, pero algo me
Decía que no volteara, que lo que estaba detrás de mi era algo tan horrible
Que moriría si lo veía. Cuando llegué al final del muro el silbido se detuvo,
Yo seguí mi camino.
Esa misma noche murió una señora que vivía frente a dicho muro, del otro
Lado de la calle, su muerte fue en circunstancias tan extrañas que su historia
Circuló por toda la ciudad y llegó a mis oídos. La señora estaba acostada
Junto a su marido, cuando escuchó que alguien estaba silbando, fue a mirar
Por la ventana, algo que vio la hizo retroceder y dijo estas palabras :
- Del otro lado de la calle, hay un muchacho caminando….detrás de el..
Hay una cosa…! Es horrible, es…¡ - el marido la vio caer, murió de un
Ataque al corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?