¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 12 de febrero de 2011

El cuarto embrujado

La oscuridad de la noche y las tormentas nocturnas asustaban mucho a Pablo.
Desde la comodidad de su cama escudriñaba los rincones de su habitación,
Donde veía bultos en movimiento o escuchaba algún susurro.
Durante el día era un niño como cualquier otro, nada en su conducta hacía
Sospechar sobre sus terrores nocturnos.
Cuando las tormentas azotaban los cielos oscuros y los relámpagos
Entraban por su ventana, con cada resplandor veía una figura grotesca
Desplazándose por el cuarto, o asomándose por la puerta del ropero.
Como es de esperarse sus padres trataban de convencerlo de que solo
Era su imaginación.
- Esas cosas no existen, solo están en tu mente - le repitieron incontables
Veces.
Pablo creció con ese miedo. Cuando cumplió los dieciocho se fue de la
Casa.
Sus primeras noches fuera del hogar fueron angustiantes, esperaba que en
Cualquier momento surgieran las sombras que lo aterraban, pero estas
No aparecieron. Al poco tiempo de haber partido, regresó a visitar a sus
Padres, deseoso por contarles sobre su mejoría. Los encontró con la mirada
Baja, como avergonzados o muy apenados, y si que lo estaban. Después de
Algunos rodeos y lagrimas le contaron lo siguiente:
- Hijo, espero que algún día nos perdones - dijo el padre y se cubrió los ojos
Con la mano, se secó unos lagrimones y continuó - Desde que te fuiste
Comenzaron a oírse ruidos en tu habitación, las primeras noches pensamos
Que era nuestra imaginación, como te extrañábamos tanto, pero cada vez
Se hicieron mas evidentes. Una noche decidimos entrar y vimos aquellas sombras,
Esas cosas son reales, estaban ahí, moviéndose, no puedo imaginar como
Soportaste tantos años….- el hombre volvió a cubrirse la cara.
Pablo se levanto, y sin decir una palabra salió de la casa. Desde ese día no
Volvieron a verlo, Pablo no pudo perdonarlos por hacerlo dormir toda su
Niñez en un cuarto embrujado.

2 comentarios:

  1. muy buen kuento se los recomiendo
    bn

    ResponderEliminar
  2. si no le hubieran dicho que desde que se fue se oian ruidos el hubiera superado su miedo a la oscuridad

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?