¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

domingo, 27 de febrero de 2011

La cabaña del bosque

Abandonaron la carretera y tomaron un camino estrecho que se habría paso
Entre un bosque de pinos. Después de unos kilómetros de camino desparejo
El matrimonio llegó a destino.
La rústica cabaña estaba en un pequeño claro; tenía solo una habitación, el
Baño estaba afuera, y no contaba con luz eléctrica.
Ambos estaban acostumbrados a hospedarse en hoteles cinco estrellas, y
Vivían en una mansión, pero sentían que sus vidas se estaban tornando
Aburridas, y que su matrimonio se tambaleaba por el peso de la rutina.
Pasar unos días en aquel lugar era toda una aventura para ellos, les pareció
Que sería algo romántico y renovador, un cambio de aire, y tal vez la
Salvación de su matrimonio.
Cuando terminaron de descargar la camioneta el día ya estaba por apagarse.
El aire se volvió frío y las sombras avanzaron desde el bosque.
- Que rápido que cae la noche en este lugar, voy a encender la chimenea -
Dijo Rolan, previendo que no sería una tarea muy fácil para el.
- ¿Qué hago yo, te ayudo con lo del fuego o hago algo mas? - preguntó
Vivian.
- Para encender el fuego no necesito ayuda - respondió Rolan. Casi una hora
Después el hogar estaba encendido.
Cenaron comida enlatada, luego salieron a mirar las estrellas. El cielo estaba
Nublado y la noche estaba completamente oscura, y en el bosque sonaron unas
Pisadas.
- Escuchaste eso, algo anda en el bosque - dijo Vivian y abrazó a su marido.
- Si, escuché, debe ser un ciervo o algún otro animal - dijo Rolan, e hizo una
Pausa mientras intentaba inútilmente distinguir algo en aquel bloque de
Oscuridad, después continuó - Mejor entramos a la cabaña, aquí afuera está
Muy frío -
Estaban por acostarse cuando se escuchó un fuerte y prolongado aullido.
Vivian gritó, Rolan se contuvo apenas.
- ¿Eso fue un lobo, hay lobos en este bosque? -
- No se, tal vez no fue un lobo, pudo ser un perro - contestó Rolan. Apenas
Terminó de hablar se escuchó otro aullido.
El interior de la cabaña estaba iluminado de forma despareja por la luz del hogar,
Las llamas vacilantes danzaban sobre los leños, y hacían brillar a los ojos de la
Cabeza de ciervo disecada que sobresalía en una de las paredes.
Un ruido los hizo mirar hacia la ventana, y vieron una criatura cruzando frente
A ella. Esta vez gritaron los dos, después de un momento de parálisis Rolan
Reaccionó y se abocó a tapiar la puerta, su esposa lo ayudó, la ventana tenía
Rejas. Pasaron la noche en vela, abrazados, escucharon varias veces a la criatura
Rondar la cabaña. Al llegar el día se sintieron seguros y se marcharon a toda
Prisa.
Aquella experiencia aterradora los hizo unirse mas y su matrimonio se salvó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?