¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

viernes, 18 de febrero de 2011

Los motivos del ahorcado

Josué miro rumbo a los cerros, al sol le faltaba poco para caer en el horizonte
Cobrizo. Aún le faltaban barias leguas para llegar a su casa. Cabalgaba entre
Cierras y valles, campos y montes, todo alternado bajo un cielo limpio y claro.
Frenó el caballo y buscó con la vista un lugar en donde acampar. Divisó un
Árbol grande y frondoso, las sombras de los cerros ya habían llegado hasta
El, la tarde se desvanecía rápidamente, creyó ver algo moviéndose bajo
El árbol pero no distinguió que era. Picado por la curiosidad enderezó el
Caballo y galopó rumbo a el. Al acercarse vio a un hombre trepado en una
Rama, de su cuello colgaba una soga, y acababa de atar el otro extremo a
La rama. Sus intenciones eran obvias, estaba a punto de ahorcarse.
- !Ey, espere, no se mate, no cometa ese pecado¡ - le dijo Josué, en ese instante
No se le ocurrió otra cosa, fue algo muy sorpresivo. Para el hombre con la
Soga al cuello también, no había visto acercarse a Josué, después de un
Instante de perplejidad habló:
- Mas pecado es vivir de esta forma, y ser parte de un servidor del diablo -
Aquellas últimas palabras inquietaron a Josué, hasta su caballo dio un paso
Atrás.
Del día solo quedaba un manchón de claridad diluyéndose en el horizonte,
En el lado opuesto del cielo emergía la luna llena, grande y perfectamente
Redonda como una perla en el firmamento.
- Baje de ahí y hablamos, todo tiene solución, esa no es la salida - dijo Josué.
- Esta es la única forma, no hay otra salida, tengo que morir, no hay otra… -
El hombre iba a seguir explicando su razón pero algo lo detuvo, giró la cabeza
Lentamente y sus ojos dieron con la luna llena.
- !Ya salió la luna, no otra vez, esta vez no¡ - como dominado por la locura,
Trepó un poco mas y se dejó caer, la soga se apretó sobre su cuello y se escuchó
Un crujido.
Josué se persignó y esperó un rato. Estaba por cortar la soga cuando el cuerpo del
Ahorcado comenzó a sacudirse y temblar, un rayo de luz lunar se filtró entre las
Ramas y mostró la horrible cara del ahorcado, que se estaba transformando en
Hombre lobo. Aquella escena era tan terrorífica que Josué huyó del lugar y se
Alejó galopando entre las cierras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?