¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 19 de marzo de 2011

Casa nueva, vida nueva

Unos amigos lo ayudaron con la mudanza. Cuando terminaron de desempacar
Y acomodar las cosas ya estaba de noche, Aníbal les agradeció mucho y prometió
Compensarlos con una cena.
- Tenés que comprar bastante cerveza, y vino - bromeó uno de los amigos al
Despedirse. Cuando se fueron Aníbal quedo solo en su nuevo hogar. Como estaba
Cansado se fue a acostar temprano. Dejó la luz encendida porque lo inquietaba un
Poco dormir en una casa nueva.
Despertó al sentir que una mano le acariciaba el rostro. Al abrir los ojos vio a un
Horrible monstruo a pocos centímetros de su cara. El monstruo tenía la nariz larga
Y delgada, los ojos pequeños, el pelo electrizado, y sacudía velozmente la lengua.
Aníbal gritó con todas sus fuerzas, e inmediatamente sintió un dolor agudo en el
Corazón.
La puerta se abrió repentinamente y los amigos de Aníbal entraron al cuarto riendo
A carcajadas, el que traía la máscara se la sacó y se llevó las manos a la cabeza.
- !Lo maté, murió del susto, lo maté¡ - comenzó a gritar.
Los otros callaron y miraron el rostro pálido de Aníbal, estaba muerto.

Unos meces después una familia alquiló la casa, pero la abandonaron a los pocos
Días debido a extraños sucesos. Por las noches se escuchaban gritos, y uno de
Los integrantes de la familia vio la aparición de un muchacho de cara pálida.
Era el fantasma de Aníbal rondando por la casa.

1 comentario:

¿Te gustó el cuento?