¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

Translate

viernes, 25 de marzo de 2011

El destino del tren

Carmelo estaba sentado contra la ventanilla y miraba hacia afuera. Hacia donde
Mirara veía el mismo paisaje; un monótono desierto amarillo, sin plantas y sin
Variantes, solo arena y calma, y calor, un calor abrazador, un calor que crecía
Cada vez mas.
Sintió que hacía mucho tiempo que estaba en aquel tren, y con seguridad ya estaba
Arto de aquel continuo traqueteo, de sus asientos, del paisaje desolado e invariable.
Al pensar en esas cosas repentinamente se dio cuenta que no recordaba que estaba
Haciendo en ese tren. Hizo un esfuerzo por recordar pero fue inútil, no sabía porqué
Estaba allí. Al mirar los rostros de los demás pasajeros sintió un terror tan grande y
Tan atroz que lo hizo emitir un grito agudo. Algunos de los pasajeros tenían el rostro
Despellejado, otros tenían la piel arrugada y reseca, como si fueran momias, había
Barios que estaban renegridos y con la piel tirante, y supuraban líquidos amarillentos.
Carmelo seguía gritando cuando uno de los pasajeros habló:
- ! Deje de gritar y siéntese, el lugar hacia donde vamos es mucho peor que este ¡ -
Carmelo quedó estupefacto, los demás pasajeros dejaron de prestarle atención y
Miraron hacia afuera. El desierto amarillo había comenzado a arder, y una tormenta
De fuego resplandecía en el horizonte, ya estaban cerca…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?