¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

miércoles, 30 de marzo de 2011

El fantasma de la escuela

Con la paciencia que le dieron los años, Umberto fue limpiando los salones de la escuela hasta que solo le faltaba uno. Afuera de la escuela la noche enlutaba la ciudad y había mucho viento. El Hombre siguió con su tarea. La espalda encorvada comenzó a dolerle más de lo normal y su creciente enfermedad mental se manifestó y el silencio de la escuela se llenó de sus rezongos y maldiciones:

-¡Malditos niños, siempre ensuciando todo, a nadie le importa lo que le pase al viejo Umberto, que se vayan al diablo¡ -decía el viejo y arrugaba más su cara con un gesto de odio.

Mientras limpiaba el último salón sintió como se le iba la fuerza del brazo izquierdo, sus manos semejantes a garras soltaron la escoba, después se desplomó en el suelo.

  -¡Malditos¡ -repitió varias veces mientras se presionaba el pecho con las manos. 

Cuando llegó la mañana una maestra lo encontró muerto en el mismo lugar en donde había caído. Desde ese día comenzaron a suceder cosas extrañas en la escuela. Cuando las maestras llegaban por la mañana encontraban los salones desordenados y una sustancia viscosa y maloliente se desparramaba por todos lados. Era el fantasma del viejo Umberto que por las noches recorría la escuela recordando su odio. Los primeros en verlo fueron dos
Policías; lo vieron desplazándose por el pasillo, dijeron que era calvo y encorvado y que sostenía una escoba, tenía los ojos blancos y por la boca arrojaba una sustancia líquida (ectoplasma). Cuando los agentes lo vieron atravesar una pared huyeron de la escuela. Esos hechos duraron solo unos días, después todo volvió a la normalidad, pero hay quienes dicen que el viejo continúa rondando por la escuela.

11 comentarios:

Jorge dijo...

Hola!. Cuando pueda te hago una visita. Saludos!

Anónimo dijo...

es de miedo, no de terror :/

Jorge dijo...

Hola!. En literatura al cuento de terror también se lo llama cuento de miedo, es lo mismo. Saludos!

Andrea Salas dijo...

Estamos en una clase en un colegio chileno y nos pareció interesante el cuento escrito porque estamos pasando la materia de cuentos de terror.
Y el tuyo fue bueno.
Saludos, 8ºA Santa María

8º A dijo...

Estamos en una clase en un colegio chileno y leímos tu cuento porque estamos pasando el cuento de terror. Nos pareció muy bueno.

Saludos, 8ºA Santa María

Jorge dijo...

Hola Andrea! Que bueno que les gustó, espero que saquen buenas notas. Les mando un saludo desde Uruguay!!

Anónimo dijo...

me encantoooooooooooooo jaja alto nombre umberto XD

Anónimo dijo...

hola soy romi ME MUEROOOOOOOOOOOO SOS DE URUGUAY amo a los uruguay@s JORGE JAJA yo soy de argentina la plata tus cuentos stan rrreee buenos saludos

Anónimo dijo...

uhhhh, ahora le tengo miedo al portero de mi escuela

Ana Cristina dijo...

Tus cuentos siempre dan miedo. Por cierto, ¿De dónde sacas tantas ideas? ¿Inspiración? A mí sólo se me ocurren historias cuando el profe nos pone cosas aburridas o antes de dormir, por lo que siempre tengo una libreta debajo de mi almohada.

Jorge Leal dijo...

Hola Ana. No creas en la inspiración. Para escribir bastante hay que pensar bastante. Saludos.

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?