¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

viernes, 11 de marzo de 2011

Leopoldo y la muerte

Leopoldo se estremeció ante la idea su muerte. Las mantas ya no lo cobijaban del
Frío, pues este venía de su interior, sentía los miembros entumecidos, y apenas
Le quedaban fuerzas para mover la cabeza.
Los sonidos del hospital le llegaban como si estuvieran cada vez mas lejos, su
Cuerpo se estaba apagando, el momento que tanto temía estaba por llegar.
Desde niño solía abstraerse en oscuras meditaciones sobre su muerte. Mientras
Los niños de su edad jugaban en la calle, Leopoldo se la pasaba en su habitación,
Pensando y lamentándose por su inevitable muerte “¿Cuándo será?”.
Su juventud la desperdició entre libros que trataban ese tema, llegó a ser
Un experto en la muerte mientras dejaba pasar la vida.
Leopoldo miró hacia la ventana, aquella habitación le resultaba desagradable,
También la cama en donde estaba, las sábanas, aquel olor persistente de líquidos
Antisépticos. El cielo estaba nublado y gris, en lo alto se veía un punto negro
Y rápidamente comenzó a crecer. Leopoldo distinguió alas en aquella cosa y
Creyó que era un pájaro, pero inmediatamente descartó esa idea al ver que
Aquel ser se seguía agrandando. Era la muerte que venía a llevárselo.
Leopoldo sintió un miedo indescriptible, jamás en su vida inundada de temores
experimentó algo tan intenso. La muerte atravesó la ventana y se deslizó hacia el.
Se detuvo al lado de la cama y habló con una voz ultraterrena, llena de ecos.
-“En este mundo hay cosas peores que yo, ya lo vas a aprender” - dijo eso y
Desapareció. Un alarma sonó en los aparatos a los que estaba conectado
Leopoldo, unos segundos mas tarde unos médicos corrían hacia la habitación.
Leopoldo siguió con vida pero en estado vegetal, pero a pesar de lo que creían
Los médicos, estaba conciente. Y así permaneció durante años, incapaz de moverse,
De hablar, de comunicarse, alimentado por un tubo. Así descubrió que hay cosas
Peores que la muerte, y todos los días deseaba que llegara su fin.

2 comentarios:

  1. Me gusta la idea de, ademas del suspenso, incluya el hecho de que debemos aprovechar la vida, vivir el presente y no pensar todo el tiempo en el futuro :)
    Muy bueno, como ya es usual ^^

    ResponderEliminar
  2. Eso mismo Flor, lo entendiste.
    Espero que no seas la única jaja!.

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?