¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

jueves, 24 de marzo de 2011

Tragedia en el camino

Después de varias horas de baile y copas, Roberto se alejó del pueblo a pie por un camino rural que resaltaba bajo la luna.
Las luces del pueblo desaparecieron tras una loma, y el silencio y la vastedad del campo que rodeaba aquel angosto camino, lo hicieron desear llegar pronto a su hogar. La claridad de la noche le permitía sortear las piedras sueltas que se desparramaban por todo el camino de tierra “ Está feo el camino, pero falta poco para las elecciones, seguro que dentro de poco le pasan una máquina ” pensaba Roberto mientras bostezaba. 

 Seguía caminando por aquella soledad cuando vio que en un costado del camino terminaba de erguirse una mujer vestida de blanco. Tenía puesto un sombrero sumamente raro, y su rostro estaba cubierto de manchas oscuras. Avanzó hacia Roberto extendiendo los brazos y balbuceando. El miedo que sintió venció a las ganas de dormir y a las copas que se había tomado; y corrió como un atleta, y no paró hasta llegar a su casa.
La mujer lo vio alejarse e intentó seguirlo, pero después de dar unos pasos tambaleantes calló muerta. No era una aparición, era una recién casada, y llevaba puesto su vestido de novia. A unos metros del camino estaba el auto en el que viajaba. El coche estaba volteado, y dentro de el estaba su flamante marido muerto.

5 comentarios:

¿Te gustó el cuento?