¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

domingo, 3 de abril de 2011

El campamento del ahorcado

Durante una semana santa, también llamada semana de turismo, estaba acampando
A orillas de un río junto a un amigo y tres primos suyos que eran hermanos entre si.
Cuando se hizo noche nos sentamos rodeando una fogata. A pocos metros de
Nosotros estaban los árboles del monte, y mas cerca aún la orilla del rió.
La noche era bastante clara. Estábamos allí, rodeando el fogón y hablando de todo
Un poco cuando mi amigo me pidió que les narrara algunos cuentos de terror.
Mientras les narraba noté que los primos de mi amigo estaban bastante asustados.
Al terminar uno de mis cuentos uno de ellos habló:
- No sirve contar cosas así cuando uno anda acampando, y menos en este lugar -
- ¿Por qué no se puede contar cuentos acá? - pregunté y seguí hablando:
- No vi ningún cartel que dijera “Prohibido los cuentos de terror” - dije eso y
Lancé una carcajada, mi amigo también rió.
- Este puerto está asombrado (embrujado) porqué un tipo se ahorcó aquí, y
Dicen a veces aparece - dijo el menor de los hermanos con la voz entrecortada por
El miedo. Apenas terminó de hablar escuché un chirrido y supuse que eran dos
Ramas movidas por el viento rozando entre si. La verdad es que ninguno de los
Hermanos me caía muy bien, y decidí darles un buen susto con aquel ruido.
- !Escuchen!; oyen ese ruido, es el chirrido de la soga del ahorcado que se hamaca
En una rama - les dije. Hice un esfuerzo para contener la risa mientras los veía
Mirar hacia todos lados. Uno de ellos se levantó y gritando señaló un árbol que
Estaba a mi espalda - !Ahí está el ahorcado¡ - gritó. Mi amigo y los otros miraron
Hacia donde señalaba y también gritaron, luego salieron corriendo rumbo al campo.
Sentí un escalofrío en la espalda, voltee y vi al ahorcado colgando de una rama
Mientras se mecía como un péndulo.
Lo que quedaba de la noche la pasamos en el campo, alejados de los árboles.
En realidad no se que fue lo que vimos, tal vez fuimos víctimas de nuestra
Propia imaginación, tal vez no.

1 comentario:

  1. me asuste un poco con este cuento y eso q jamas leei cuentos de estos de terror me asuste y mi primo tambien pero les dijo la verdad a mi tio tia y primos de mi tio y tia les paso esto

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?