¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 23 de abril de 2011

En la parada del ómnibus

Sin tener una conciencia clara de que había hecho anteriormente, Arturo caminó
Por la calle que tomaba al salir de su trabajo. Era de noche; Arturo dobló en la
Esquina acostumbrada, unos metros mas adelante estaba la parada de ómnibus
En la cual diariamente esperaba su transporte.

Al llegar a la parada se sentó en el banco, y mirando hacia todos lados notó lo
Desolada que estaba la calle. No había autos ni peatones circulando, y no se
Escuchaba ni el menor ruido. Miró su reloj, lo desconcertó no poder distinguir
La hora. Con preocupación volvió a mirar su entorno, algo estaba mal pero no
Sabía que era. Observó con atención las fachadas de las casas, las veredas, el
Buzón de la esquina, los anuncios del viejo bar, todo le era familiar, pero la
Sensación de que algo no cuadraba no lo soltaba.

Seguía sentado en la parada del ómnibus, observando desconfiado su entorno;
Cuando de repente vio que caminando por la vereda se le acercaba un personaje
Al cual el le tenía terror.
Arturo no era un hombre asustadizo, pero secretamente tenía una fobia a la cual
No le veía sentido ni entendía su origen, pero ante la sola imagen de lo que causaba
Su miedo sentía que el corazón le daba un salto.

Avanzando a grandes pasos, sonriendo y señalándolo con el dedo, se le acercaba
Un payaso. Con su ropa multicolor y holgada, el rostro maquillado y una sonrisa
De oreja a oreja, el payaso hizo que Arturo lanzara un grito.
Antes de que el payaso llegara a su lado Arturo despertó.

Sobresaltado por la pesadilla, se sentó en la cama para aclarar su mente.
Su esposa, que dormía a su lado, se había despertado, encendió la veladora y
Le preguntó:
- Qué pasó Arturo, me pareció que te oí gritar -
- Si, es que tuve una pesadilla horrible - Le contestó Arturo, y al voltear hacia
Su esposa vio que esta tenía la cara pintada de blanco.
Ya estaba abriendo la puerta cuando se acordó que su esposa usaba una máscara
De crema facial.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

hola jor ¡que manera de escribir cuentos tan buenos! sos un kapo, groso,TE SUGIERO QUE SIGAS ESCRIBIENDO PORQUE PRESIENTO QUE LLEGARAS MUY ALTO.

gasbry Gasbry dijo...

jajajaj muy divertido

AOMR dijo...

JAJA TU SI SABES ESCRIBIR CUENTOS,SUERTE TE DESEO QUE SIGAS ESCRIBIENDO

Michael dijo...

Pinche guey me asustastes te pasas de vergas está chido muy padre el cuento escribes super chingon

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?