¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

Translate

viernes, 1 de abril de 2011

La compañera silenciosa

Rafael regresaba de hacer las compras en el supermercado. Subió al ascensor y
Saludó a una mujer que estaba en el. Aún faltaba para llegar al piso en donde
Estaba su apartamento cuando súbitamente el ascensor se estremeció con tal
Fuerza que lo hizo caer, la mujer gritó y golpeó contra el piso.
El elevador descendió rápidamente hasta que se detuvo con brusquedad.
Después de estar inconciente por un rato Rafael despertó en medio de una
Oscuridad absoluta. Tras un momento de confusión, recordó lo sucedido, y
Concluyó que había ocurrido un terremoto.
- ¿Señora, esta usted bien? - pregunto Rafael al acordarse de que no estaba solo.
Tanteando el piso encontró la bolsa que cargaba, había comprado una caja de
Fósforos. Guiándose por el tacto dio con la caja; la llama ilumino el reducido
Espacio del elevador, la mujer estaba en un rincón, sentada en el piso con la
Espalda contra la pared como si estuviera descansando, pero estaba completamente
Inmóvil. Rafael comprobó sus signos vitales, la mujer estaba muerta.
Pasaron tres días y seguía atrapado en la oscuridad del ascensor, su silenciosa
Compañera comenzaba a cambiar por causa de la descomposición: los ojos
Estaban grises, sus mejillas se hundían, y el labio inferior caía dejando la boca
Siempre abierta. Rafael ya estaba cansado de gritar y de tratar de abrir la puerta.
En la bolsa aún le quedaba alimento como para sobrevivir unos días mas, pero eso
No era lo que lo preocupaba. Con la fugaz luz de los fósforos, había visto o creyó
Ver que la mujer muerta se movía. Cada vez que la iluminaba, aunque estuviera
Parado en diferentes lugares, aquellos ojos grises apuntaban siempre hacia el.
Estaba sentado en un rincón cuando oyó un ruido, encendió el penúltimo fósforo.
La pequeña llama venció a la oscuridad por un instante, y en ese instante Rafael
Vio a la mujer gateando hacia el. Se cubrió la cara con los brazos esperando el
Inminente contacto pero nada sucedió. Tras unos minutos aterradores encendió
El último fósforo, e iluminó el horrible rostro de la muerta al lado de su cara.

1 comentario:

  1. 0.o cuando lei la ultima parte casi me da un infarto del susto ya que sentia que no estaba sola,tus cuentos son muy buenos sigue asi! =)

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?