¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

domingo, 10 de abril de 2011

Muertos en el motel

Al entrar a la habitación Ricardo pensó que no era la gran cosa, en realidad era
El motel mas descuidado que había visto.
Estaba agotado por el largo viaje, y aquella cama le pareció un poco mas cómoda
Que el asiento del auto. Después de contemplar por largo rato una tela de araña
Que colgaba del techo, cerró los ojos y se durmió.
Como alguien que se hunde en el mar, descendió hasta el oscuro mundo de las
Pesadillas. Durante toda la noche soñó con muertos. Los veía en sus ataúdes,
Hombres, mujeres, niños, de rostros descoloridos y bien vestidos. Algunos
Estaban hinchados, con el abdomen tirante, otros lucían consumidos y casi
Esqueléticos, tenían las ojeras hundidas y los labios parecían succionados por
La boca.
En el sueño estaba en una habitación sin ventanas ni puertas, iluminada por
La mezquina y oscilante luz de una vela ubicada en una diminuta mesa.
A su alrededor estaban los muertos en sus ataúdes, y repentinamente
Comenzaron a abrir los ojos, para luego incorporarse con un lento movimiento.
Mientras salían de sus ataúdes, la llama de la vela comenzó a disminuir. Al no
Poder huir, Ricardo se sentó en el piso y se arrolló cubriéndose la cabeza con
Los brazos. Cuando los muertos lo rodearon la luz terminó de apagarse, entonces
Sintió una multitud de manos que arañaban y jalonaban su cuerpo.
Se despertó abruptamente, el sol ya se filtraba por la sucia cortina. Después de
Una ducha fría se alistó para irse, aún estaba perturbado por la horrible pesadilla.
Cuando fue a la recepción a entregar la llave, le llamó la atención una foto que
Colgaba en la pared, que el día anterior no había notado. La foto era en blanco
Y negro y parecía tener muchos años; en ella estaba un señor de rostro muy
Serio, detrás de el estaba la fachada de un edificio. Ricardo reconoció el edificio,
Era el motel, pero sobre su puerta había un cartel muy diferente, el cartel decía:
“FUNERARIA”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?