¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

domingo, 3 de abril de 2011

Pesadillas

Guillermo dormía en la penumbra de su cuarto. Sus sueños se habían transformado en pesadillas, y se retorcía entre las cobijas de su cama. Después de una seguidilla de sueños espantosos abrió los ojos y a pesar de la penumbra reconoció su cuarto. Respiró aliviado por haber escapado del mundo angustiante de las pesadillas. Se pasaba la mano por la frente sudorosa cuando escuchó que golpeaban la ventana. En el rectángulo de la ventana se recortaron cuatro siluetas que apoyaban las manos y la cara en el vidrio.
Guillermo se levantó y encendió la luz; las siluetas resultaron ser sus padres y sus dos hermanos, que desde afuera de la casa sonreían y le señalaban algo.

Al avanzar hacia la ventana, Guillermo comprendió que con las señas le indicaban que había algo detrás de él. Nuevamente lleno de terror como en las pesadillas que acababa de experimentar, volteó lentamente y vio que detrás de el estaba el monstruo que lo persiguiera en la pesadilla.
Despertó nuevamente pero esta vez en la realidad. Algunas veces las pesadillas juegan con nosotros como lo hace un gato con un
ratón; nos hace creer que escapamos solo para atraparnos nuevamente.

3 comentarios:

c.ristina_galeas dijo...

jajajjajaja!!!1 q miiedo

Anónimo dijo...

me recuerda al cuento del viejo xilofono.....enserio, pero este esta mejors!

Jorge Leal dijo...

Gracias. Saludos!

Publicar un comentario en la entrada

¿Te gustó el cuento?