¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

jueves, 26 de mayo de 2011

Abandonado en la tormenta

La tormenta abarcaba todo el cielo, los inquietantes relámpagos se extendían
kilómetros por las negras nubes que ensombrecían la noche. El húmedo viento
traía un característico olor a tierra mojada, la lluvia era inminente. Pedaleé más
rápido y mi bicicleta vibraba al rodar por aquella descuidada calle de tierra que
conducía hacia mi apartado hogar. A ambos lados el campo se desparramaba
entre carquejales y espinosos caraguataes, hasta llegar a la falda de los cerros
cubiertos por un bajo y denso monte nativo. Continuaba avanzando por la oscura
noche iluminada cada pocos segundos por los intensos relámpagos cuando
un sonido llamo mi atención, frene bruscamente mi bicicleta. El sonido provenía
de un costado del camino en donde crecía un alto matorral, escuché con más
atención y lo oí nuevamente, era el llanto de un bebe, deje la bicicleta tirada y
corrí hacia el lugar. Una serie de relámpagos iluminó el pequeño cuerpo de un
bebe envuelto en algo que paresia una manta, no vi su rostro solo asomaban de
la manta dos pequeños brazos que se agitaban, lo levante cuidadosamente del
suelo, la oscuridad volvió con mas fuerza aún, reclamando la noche que las
luces de la tormenta arrebataban por momentos. " ¿Que tipo de madre podría
abandonar a su hijo en medio de la nada en una horrible noche de tormenta? "
pensé mientras sostenía al niño en mis brazos. Un relámpago lejano ilumino
a mis espaldas y pude distinguir sus diminutos brazos extendidos hacia mi, lo
levante hasta casi tocar su cara con la mía y una de sus manos acarició mi rostro,
note que su manito era sumamente áspera y dura, al instante otra serie de
relámpagos ilumino perfectamente su rostro, el corazón casi se me paro al ver
horrorizado que su cara no era la de un bebe, era el arrugado rostro de un anciano,
lanzó una carcajada burlona, lo deje caer y apenas toco el suelo corrió
velozmente a esconderse tras el matorral, mientras continuaba riendo a carcajadas.
Monte en mi bicicleta y pedalee como nunca lo hice en mi vida.

3 comentarios:

  1. Aterradora historia y muy bien escrita. Dejo mi blog de cuentos y relatos cortos creados por mi. Mi blog es: http://elblogdeale2011.blogspot.com

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario. Saludos!.

    ResponderEliminar
  3. un poco aterradora adios

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?