¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Te Hago Un Cuento Personalizado

¡Hola! Te hago un cuento personalizado, sobre el tema que quieras y el género que gustes, para gente grande o niños. Puede ser un boni...

sábado, 14 de mayo de 2011

Camino al liceo

En una tarde de invierno, de esas tardes espantosas, frías, nubladas y húmedas, caminaba con mis cuadernos bajo el brazo por una calle despoblada. 
En el cinturón de mi ciudad, algunos barrios estaban separados por pequeños campos. Hoy día casi han desaparecido, hay casas por todos lados y muchas calles asfaltadas. Pero en esa época una calle de tierra unía mi barrio con otro que estaba bastante alejado. La misma estaba rodeada de campo, solo había una solitaria casa en aquella zona y estaba abandonada, y no tenía buena reputación.


El viento silbaba al pasar entre unos sauces que seguían el curso de un riachuelo que atravesaba la calle bajo un puente de madera. En el cielo las nubes grises se agrupaban de forma caótica, como si fueran echas por el pincel de un pintor enfebrecido y lunático.
Ya era algo tarde pero no tenía apuro, pensaba faltar al liceo y pasar la tarde en una casa de juegos electrónicos. Con un día tan feo quién podía estudiar, claro que también falte días lindos, pero eso es otro tema.

La calle estaba hecha un lodazal, tenía que caminar con cuidado y eligiendo en dónde pisar para evitar hundirme hasta los zapatos. Al cruzar frente a la casa abandonada, la única que había en esa zona, la de mala reputación, sentí que me observaban y levanté la vista. Una de las ventanas de la casa tenía los vidrios rotos, el viento que entraba por ella sacudía los restos deshilachados y roídos de una cortina. La otra ventana conservaba sus vidrios; al mirarla, vi que de repente se asomó una aparición por demás horripilante y
aterradora. No le vi los brazos y creo que tampoco tenía piernas. Tenía la cabeza rapada y el rostro estaba lleno de cortes, la boca misma era un tajo abierto de oreja a oreja.

En aquel momento de terror no lo pensé, solo retrocedí y regresé a mi casa. Los cuadernos los perdí no sé en qué parte del camino. Después de escuchar mi relato mis padres me dijeron que hice bien en regresar, y que no me preocupara por haber perdido un día de clase.

11 comentarios:

  1. hola Jorge, quisiera saber si este cuento es basado en hechos 'reales' o tu lo imaginaste, en caso de que sea la primera suposicion, te quiero decir que hiciste muy bien en regresar... en caso de que sea la segunda suposicion, me impresiona tu imaginacion...

    ResponderEliminar
  2. Hola CGS. Es un cuento narrado en primera persona. El nudo del cuento(la casa embrujada y la aparición)es algo que creé. Gracias por comentar. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. si muy bueno guapeton suerte y sigue asi y veras que te aras muy famoso .

      Eliminar
    2. cool me gusto ahhh like

      Eliminar
  4. son un poco fantasticos he inrreales, aunque si un poco interesante.
    felicidades estuviste bien por ser primeriso en eso.
    llamame guapeton

    ResponderEliminar
  5. estuvo muy divertido ese maravilloso cuento felicidades te lusiste.
    sigue asi y tendras mas visitas.

    ResponderEliminar
  6. muy pero muy bueno. felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. A este lo escribí hace varios años. Te invito a que leas los más nuevos, que son muchos. Saludos.

      Eliminar
  7. ESTA INCREIBLE TU CUENTO UANDO VAS A PUBLICAR OTRO PARECIDO
    #MUY BUENO

    ResponderEliminar
  8. Gracias. Ya hay montones de cuentos como este. Navega por el blog y vas a ver. Puedes buscar en "Categorías" o usando la barra de búsqueda que está ahí arriba. Saludos!!

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?