¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

domingo, 15 de mayo de 2011

El miedo en la oscuridad

Durante la madrugada de una noche oscura, Darío manejaba una camioneta repleta
De contrabando. Con el iban otros tres contrabandistas, circulaban por un camino
Agreste, rodeado de montes y campos.
Al final de una curva cerrada, fueron sorprendidos por una emboscada de la policía.

Darío frenó la camioneta, un vehículo policial le cerraba el paso. Los reflectores de
Los agentes lo encandilaron, se oyeron gritos, voces de alto, frenadas, los tenían
Acorralados. En medio de aquella acción, Darío se escabulló en un monte que
Comenzaba a pocos metros del camino. Con la adrenalina fluyendo por su torrente
Sanguíneo, se abrió paso entre la fronda, detrás de el los reflectores de los policías
Enfocaban en todas las direcciones.

Avanzaba por la oscuridad, sin ver lo que pisaba o estaba en su camino. Tropezaba,
Caía y se incorporaba, las ramas de los árboles lo arañaban, la ropa se le rasgaba al
Engancharse en las espinas, pero decidido a no dejarse atrapar seguía avanzando.
Sus perseguidores desistieron, estaban seguros de que lo atraparían en otro momento,
Tenían a sus cómplices, y ya lo habían identificado.

En una de las veces que volteó, Darío notó que ya no lo perseguían, y exhausto se
Detuvo a descansar un momento. Al mirar hacia arriba veía algunas estrellas que
Destacaban entre las copas de los árboles, pero a su nivel todo era oscuridad y
Silencio. Le pareció que caminó a tientas por el monte durante horas. Mientras
Avanzaba a ciegas, tanteó algo blando y peludo, y en la oscuridad oyó un repentino
Gruñido, y seguidamente una mano o garra intentó sujetarlo.

Darío pudo zafarse y nuevamente huyó, pero esta vez dominando por un miedo
Mucho mas grande que el temor de ser encarcelado; era el miedo a algo
Desconocido, a una cosa que estaba allí en la oscuridad, y se le acercaba lanzando
Un sonido similar a una carcajada mezclada con gruñidos.
Mientras seguía huyendo sintió que pisaba en el vacío, después de una larga caída
Chocó contra el fondo pedregoso de un barranco.

Al día siguiente, guiados por perros rastreadores, la policía lo encontró, mas
Bien encontraron sus restos; los agentes se impresionaron al ver que Darío
Había sido devorado casi completamente por algún animal del monte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?