¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

lunes, 2 de mayo de 2011

La mansión del terror

Desde la primera vez que su mirada se elevó hacia los altos ventanales de aquella
Mansión, Eleonora sintió un creciente terror hacia aquella casa, tan majestuosa
Como antigua.
La familia de Eleonora había adquirido aquella casa, guiados por un empleado
Recorrieron sus largos pasadizos iluminados por antorchas dispuestas en las
Paredes. Eleonora caminaba tomada del brazo de su madre, y repetidas veces
Miraba sobre su hombro.
- Esta mansión es digna de reyes - decía su padre señalando la amplitud de los
Salones finamente adornados.

Cuando llegó la noche, después de cenar, su madre la acompañó hasta su cuarto.
Como todas las habitaciones de aquel lugar, era exageradamente amplia, y la
Amoblaban armarios y roperos de nobles maderas y elaborada artesanía.
Su madre dejó una vela encendida, le deseó buenas noches y salió de la habitación.
La mezquina luz de la vela no aliviaba su temor, pues la mayor parte del cuarto
Estaba a oscuras, y por momentos creía ver a alguien flotando en la penumbra.

Muy avanzada la madrugada el sueño la terminó venciendo, pero despertó
Bruscamente al sentir el contacto de una mano sacudiéndole el hombro.
Tras mirar a su alrededor comprobó que estaba sola, pero después oyó pasos
Que parecían arrastrar una cadena, en la parte oscura del cuarto.

Al escuchar los gritos de Eleonora su padre irrumpió en el cuarto empuñando
Su espada. Utilizando antorchas, un par de sirvientes ayudaron a revisar la
Habitación. Al comprobar que no había intrusos, su padre la tranquilizó
Diciéndole que había tenido un mal sueño. Pero cuando llegó el día
Eleonora volvió a aterrarse al escuchar las palabras de un asustado sirviente,
Que les informó que había descubierto un esqueleto atado con cadenas a la
Pared del sótano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?