¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

viernes, 13 de mayo de 2011

Mi sombra

Durante una noche de verano, hace muchos años, cuando yo era niño, estaba cazando
Luciérnagas en los alrededores de la casa de mis tíos, cuando de repente vi una sombra
Proyectada sobre el pequeño maizal que había cerca de la casa.
Quedé inmóvil, mirando hacia la sombra, el frasco en donde guardaba las luciérnagas
Rodó por el suelo, recuerdo que una ráfaga de viento repentina sacudió el maizal, y
La sombra se bambaleó como un espectro.

Caminé unos pasos lateralmente hacia la casa, la sombra hizo lo mismo. Al ver que
Imitaba mis movimientos, creí que me había asustado de mi propia sombra, pero
Recuerdo que no estaba muy convencido. Agité los brazos y me moví de un lado
Al otro, los movimientos de la sombra parecían ser mas lentos, pero supuse que
Se debía a la superficie irregular en la que se proyectaba; en las hojas y tallos
Apretujados del maizal.

Como era un niño, no me percaté que detrás de mi no había una fuente de luz que
Creara aquella sombra, la lámpara que iluminaba el patio de la casa estaba a mi
Costado izquierdo. Seguía moviéndome y observando la sombra cuando
Repentinamente la vi desprenderse del maizal y deslizarse rápidamente hacia mi.

Corrí como un rayo, entré a la casa y a los gritos les conté a mis tíos lo que
Había sucedido. Tengo claros los recuerdos de mi tío inspeccionando el maizal
Con una linterna y un revólver en la mano. Al no encontrar un intruso concluyeron
Que lo había imaginado, aunque les quedó cierta duda, sabían que yo no era
Un niño miedoso, pero el echo resultaba demasiado fantástico.
Que fue lo que vi exactamente no lo se, tal vez nunca lo sepa, pero les aseguro
Que fue real.

1 comentario:

¿Te gustó el cuento?