¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

Translate

domingo, 19 de junio de 2011

El intruso invisible

Rodolfo estaba sentado en su living, tomando una taza de té y leyendo el diario.
Fuera de la casa la noche estaba silenciosa, muda, como cargada de expectación.
Cerca de sus pies, sobre un tapete, dormitaba Rufo, su viejo perro.
El perro despertó y levantó su cabeza apuntando hacia una puerta que daba a un patio
Interior, luego se puso firme sobre sus patas y gruñó.
´
Rodolfo dejó el diario y la taza de té sobre la mesa - ¿Qué pasa Rufo, oíste algo?- el
Perro miro a su amo y nuevamente apuntó hacia la puerta, lanzando un nuebo gruñido.
Rodolfo, que era un anciano, se deslizó sobre sus pantuflas y llegó hasta la puerta;
Cuando la abrió, el perro se abalanzó como si en el umbral hubiera un intruso.
Rodolfo se sorprendió al ver como su viejo perro se batía contra algo invisible.

El animal, furioso, arremetía y lanzaba dentelladas al aire, eso es lo que veía Rodolfo,
Su perro veía a la muerte, que encapotada en una mortaja negra, extendía su brazo
Huesudo hacia su amo.
Rodolfo sintió un dolor agudo en su pecho, la mano de la muerte estaba sobre su
Corazón. El anciano se tambaleó unos pasos y se derrumbó en el piso. La muerte se
Alejó lentamente hasta desaparecer en la noche.
Rufo, al lado de su amo muerto, lanzó un largo aullido que se extendió por la
Noche silenciosa.

2 comentarios:

  1. XEVERE EL CUENTO me sirvio de ayuda para un deber

    ResponderEliminar
  2. !Bienvenida Arlette¡. Que bueno que te sirvió. Saludos¡

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?