¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

miércoles, 29 de junio de 2011

Mi encuentro con un hombre lobo

Ya había caído la noche y aún no encontraba la laguna. No se si me dieron
Datos erróneos o no me supe orientar.
Con la intención de pescar, caminé largos kilómetros por la vía del tren, doblé
Hacia la izquierda y me adentré en un campo que se extendía hasta el horizonte.
La luna llena iluminaba mi camino. Caminaba por un campo de pasto muy corto,
No había árboles ni nada que sirviera para orientarme, a excepción de la luna y
La cruz del sur.

Me había detenido, estaba por renunciar a mi búsqueda y regresar a la vía del
Tren. Miré largamente la inmensidad que me rodeaba; el horizonte se recortaba
Sobre unos cerros lejanos, ni una nube manchaba el cielo, el rocío empapaba los
Pastos, y al brillar bajo la luz lunar, le daba al campo un tono plateado.
Mientras observaba aquel paisaje nocturno vi algo que me asombró.

Delante de mi, a unos doscientos metros, tal vez menos, había una delgada
Línea de monte, seguida por dos hilos brillantes, así los veía yo a la distancia.
Intrigado, avancé unos metros, y me di cuenta que los hilos brillantes eran
Los rieles de la vía férrea iluminados por la luna.
Me detuve nuevamente y levanté la vista hacia el cielo, para orientarme.

Sabía que en toda la región había solo una vía férrea, y estaba a mis espaldas,
Las estrellas y la luna lo confirmaban, eso creí yo, aún lo creo.
Después de un momento de estupor, de mirar los alrededores y el cielo,
Decidí investigar la “nueva vía” . había llegado a la conclusión que se trataba
De un tramo en desuso, alguna sección antigua.

Mi teoría se vino abajo al ver que los rieles eran nuevos, también los durmientes.
A la derecha, la vía se perdía de vista entre una bruma, muy focalizada y muy
Espesa, como una cortina de humo. A la izquierda corría entre un monte
Angosto y apretado, cuyas ramas mas bajas rozaban los durmientes.
Decidí explorar el lado izquierdo. Apenas me adentré en aquella zona, escuché
Pasos, algo se habría camino por el monte y se acercaba a la vía.

Era algo que andaba en dos patas, se escuchaba con claridad mientras avanzaba.
En ese momento el instinto tomó control de mis actos; acertadamente no huí,
Creo que si lo hubiera echo habría sido perseguido, y seguramente alcanzado
Por aquella cosa.
Desenvainé el largo cuchillo que llevaba en la cintura, en la otra mano tenía
La linterna. Si se encandila a un rival, sea un hombre o una bestia, se puede
Tomar ventaja.

Lo que estaba en el monte llegó hasta el borde de los árboles, entonces, vi,
Entre las sombras, a dos ojos amarillos, y entre las ramas alcancé a distinguir
Una oreja que terminaba en punta. Los ojos estaban a una altura muy cercana
A los dos metros. No se por cuanto tiempo aquella criatura me quemó con
Su mirada, me pareció una eternidad. Como aquel ser no avanzaba, comencé
A retroceder lentamente, caminando hacia atrás. Cuando me aparté una distancia
Considerable, y ya no veía mas a los ojos, salí de la vía y entré al campo.

Ya estaba lejos cuando escuché un aullido aterrador, el sonido hizo eco y resonó
Por todo el campo, luego volvió a reinar el silencio.
Nunca viví una noche tan larga, parecía interminable. Al amanecer, después de
Caminar toda la noche, me encontraba completamente perdido.
Al final resultó que estaba muy lejos de la vía del tren, de la verdadera.

7 comentarios:

  1. wow tus historias si que son muy interesantes y terrorificas gracias a ellos ya no puedo dormir en la noche pues pienso que me va a pasar algo parecido (soy nueva pero de todos modos me encantan tus cuentos )

    ResponderEliminar
  2. !Bienvenida al blog andy¡. No te va a pasar nada, son solo cuentos jaja. Este en particular tiene algo de realidad, me inspiré en algo que me sucedió(claro que le agregué algunas cosas e hice cambios)en realidad la mayor parte del cuento son recuerdos y no algo que inventé, pero este es una excepción, junto con otros dos que publiqué aquí. Te mando un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Qué, te pasó algo similar en la realidad. Eso me aterra levemente y me intriga. Copado!

    ResponderEliminar
  4. Si me pasó algo similar. Por supuesto que no vi un hombre lobo, pero si escuché unos pasos. Seguramente era una persona. Lo raro fue que me asusté( por un instante) inmediatamente me tranquilicé. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Soy nueva aquí me llamo anapaula y déjame te digo que nunca vi cuentos tan geniales!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Wow que genIales cuentos!!! Eres super escribiendo !!! Una preguntita cuales son los cuentos en los que te paso algo similar? Responde porfa a y como
    Me suscribo quiero ser tu seguidora

    ResponderEliminar
  7. Hola Anapau. Bienvenida.
    Bueno, al cuento "Entremos a la casa embrujada" le agregué unas cuantas cosas, pero gran parte de la historia es real. Hay otros también pero los he modificado más.
    Para unirte al blog tienes que tener una cuenta de google o twitter, facebok, creo que de yahoo también sirve. Entra a "Participar en este sitio" luego a tu cuenta, y únete al blog. Saludos.

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?