¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

miércoles, 8 de junio de 2011

Un viaje soñado

Apenas bajamos del ómnibus escuchamos el barullo de niños que jugaban en
Un amplio patio, que formaba parte del extenso terreno de una iglesia.
En esa época yo era un niño, era parte de un grupo de la capilla de mi barrio,
Habíamos viajado a un encuentro de niños y preadolescentes que se realizaba en
Aquella iglesia.

Durante la tarde, en aquel patio amplio, hubo juegos, presentaciones, rutinas,
Diversas actividades muy alegres y divertidas, pero recuerdo con claridad que mi
Atención se desviaba continuamente hacia unas edificaciones grises, de ventanas
Con vidrios escarchados, donde íbamos a pasar la noche.
No lograba entender la razón, pero aquel lugar me inspiraba terror. En ese momento
No me atreví a comentarlo porque aquel edificio estaba dentro del terreno de la
Iglesia, y pertenecía a la misma comunidad.

Cuando llegó la noche ingresamos a dicho edificio. Por dentro era mucho más lúgubre
De lo que me había imaginado. Tenía una conformación laberíntica, estaba lleno de
Angostos pasillos, de techo bajo y paredes blancas, y el aire parecía impregnado con
El olor que persiste al apagar una vela.

- Ustedes van a dormir aquí, no se olviden que la jornada comienza temprano - dijo
Un señor que oficiaba de animador al abrir la puerta de una habitación con tres
Camas. La noche seguía avanzando y yo sin dormir, con los ojos bien abiertos,
Mis compañeros de habitación roncaban. Repentinamente sentí ganas de ir al baño.
Las habitaciones no tenían baño, salí al pasillo y algo asustado caminé por aquellos
Silenciosos pasillos, hasta que di con la puerta del baño de varones.

Cuando regresaba a la habitación, me equivoqué al doblar en un pasillo, y salí en
Otra ala del edificio. Cuando me di cuenta de mi error me volví. Aún estaba en
El pasillo desconocido cuando al cruzar frente a una puerta esta se abrió
Violentamente, y en el interior de aquella habitación vi a un ser infernal, a un
Demonio, a una criatura horrible, su cabeza era parecida a la de una cabra pero
Su piel era de color rojo brillante, y vestía los hábitos de una monja.

Cuando aquel ser dio un paso hacia mi me desperté. Todo fue una pesadilla,
Desperté en mi cama, en mi hogar, incluso el viaje fue parte de un sueño.

1 comentario:

¿Te gustó el cuento?