¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

lunes, 27 de junio de 2011

Zombies en el cementerio

Mientras cavaba, el viejo Andrade refunfuñaba y maldecía:
- Tengo que hacer remoción de huesos un día como hoy, con este tiempo de m…
El viejo clavó la pala en la tierra y miró hacia el cielo nublado. Las nubes tenían un
Tono verdoso, el aire estaba cargado de humedad, y soplaba una brisa por demás
Cálida, casi asfixiante.
- Quiero ver quien va a ocupar mi lugar el día que yo me muera…con el sueldo
Que pagan !sepulturero¡ - dijo el viejo Andrade y escupió el suelo, después siguió
Cavando.

Ese día el cementerio estaba mas desolado que nunca. La brisa se tornó viento y
Comenzó a desparramar las flores marchitas que morían dentro de jarrones
Agrietados por el tiempo.
Andrade, el sepulturero, cavó hasta el fondo de la tumba, con la pala tanteó algo
Duro, la tapa de un ataúd. Con el dorso de la mano se secó el sudor de la frente,
Esa era la última tumba del día.

Cuando abrió el ataúd se encontró con una sorpresa; suponía que encontraría un
Esqueleto, pero en el ataúd había un cuerpo relativamente bien conservado.
Era un hombre, estaba amortajado con un traje negro, todo roído. Mostraba
Cierto grado de descomposición, su piel estaba gris, y se le había caído casi
Todo el cabello, pero increíblemente aún conservaba sus ojos, aunque estaban
Completamente blancos.

Andrade estaba atónito, mientras pensaba se rascaba la cabeza. Afirmó la escalera
Que había bajado hasta la tumba y salió de allí. Miró a su alrededor “Me habré
Equivocado, esta tumba no es tan vieja, y si lo es, ¿cómo el difunto se conservó
Tan bien?” pensaba el sepulturero. La única forma de sacarse las dudas era
Consultar con el registro de entierro. Con ese fin caminó hasta la casilla del
Cementerio, donde guardaba esos papeles.
Estuvo revisando papeles hasta la noche, la tumba tenía varios años.

Súbitamente comenzó a llover de forma copiosa. La tormenta estalló en relámpagos y
Truenos, la lluvia caía de lado, impulsada por ráfagas de viento. El viejo recordó que
Había dejado el ataúd abierto, tomó una linterna y salió a la tormenta.
Cuando llegó hasta la tumba se llevó otra sorpresa, el ataúd estaba vacío.
El viento lo empujaba con fuerza, la lluvia era tan fuerte que apenas podía ver.
La luz de los relámpagos iluminaba las estatuas de los panteones, que parecían
Sonreír extrañamente. Abrumado por la tempestad y la tumba vacía, el viejo
Corrió hacia la casilla, trastabillando, lleno de terror.
Cuando entró a la casilla, no advirtió que en el interior había huellas enlodadas, y,
Que desde un rincón oscuro, lo observaban dos ojos blancos.

4 comentarios:

Emiliano dijo...

Muy bueno este cuento, al igual que todos. Son cuentos de terror y a la vez cuentos fantásticos. De terror por la temática y las situaciones. Fantástico por la estructura: todo transcurre con un sentido lógico y normal y de repente se quiebra esa lógica y sucede lo ilógico con la finalización del cuento sin el tradicional desenlace de los otros tipos de cuentos. Este tipo de final deja al lector en una vacilación que le da ese toque a los cuentos de fantásticos y en este caso de terror.
Increíble todo, Jorge, tenés mucho talento. Seguí adelante. ;)

Jorge Leal dijo...

¡Gracias!.

ElPincheMoyo dijo...

Hola Jorge, primero que nada quiero agradecerte por esos momentos de terror nocturno que nos regalas, segundo, aquí en México hay un programa de radio, llamado Hexen el libro negro, esta orientado a la música obscura, en dicho programa leyeron uno de tus cuentos, Noche clara y aterradora, me fascinó, motivo por el cual busqué información en internet y logre encontrar tu blog, el cual es para mi parecer excelente, me encantan tus cuentos, tienes una mente muy prolifera que muchos ya quisiéramos, sigue así y nuevamente gracias por mover nuestras emociones. P.D. Se me olvidaba, no había encontrado defectos en tus cuentos hasta hoy, es pequeño e imperceptible, pero hasta al mejor cazador se le va la liebre, es en el penúltimo párrafo de este cuento: "la tumba tenía barios años." x "la tumba tenía VARIOS años." ¡Saludos desde México!

Jorge Leal dijo...

Hola ElPincheMoyo. Gracias por el comentario. A medida que leas cuentos más viejos vas a encontrar muchos más errores, muchos más. He mejorado bastante en poco tiempo, pero sé que aún me falta mucho. Aunque he escrito una gran cantidad de cuentos soy un principiante. Convertirse en escritor lleva muchos años, y soy completamente autodidacta. El blog es lo que es; el lugar donde un tipo sin estudios formales en literatura va publicando sus cuentitos, el que quiera los lee. No me parece justo comparar (aunque inconcientemente tal vez), lo publicado aquí con lo publicado en libros, pues son productos revisados por varias personas.
El blog es el camino que estoy recorriendo para convertirme en escritor; mis primeros pasos fueron a los tropiezos ¡jaja! pero estoy tomando el ritmo.
¡Te mando un saludo!

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?