¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

martes, 12 de julio de 2011

El fantasma de la rivera

Como todos los días, Gabino regresaba de pescar, al final de la tarde.
En la orilla opuesta del río, por encima del monte, el cielo estaba rojizo, y
el río lo reflejaba en sus aguas inquietas.
Ya en la playa, Gabino amarraba su bote, cuando, al igual otros días, sintió que
lo observaban. Varias veces vio, por el rabillo del ojo, que alguien se asomaba
entre las sombras del monte ribereño, pero al voltear solo veía a los árboles.
Aquella presencia, aquel ser que lo observaba, no le causaba temor, y de
alguna forma, tenía la impresión, casi la seguridad, de que era algo femenino,
aunque también sentía que no era una persona ni ningún ser vivo.

Unos días después, Gabino llegó hasta la playa acompañado por una muchacha
que conoció en el cumpleaños de un vecino. Mientras nadaban en el río, Gabino
sintió nuevamente que lo observaban, desde el monte, pero esta vez lo embargó
un hondo temor.
- Mejor nos vamos - le dijo a la muchacha - El agua está muy fría.
Al otro día, cuando regresó de pescar, al final de la tarde, se apresuró en amarrar
su bote, atravesó la playa y se internó en el sendero que atravesaba el monte
cuesta arriba. El sendero ya estaba oscuro, el monte silencioso y lúgubre.

Iba por la mitad del sendero cuando de repente escuchó una voz que le erizó
la piel - !Gabino, ven, aquí estoy¡ - la voz era temblorosa, ronca, parecida a
la de una anciana, y tenía un tono imperativo. Gabino volteó lentamente; en
el sendero, detrás de el, había una figura decrépita, encorvada y temblorosa.
Gabino quedó paralizado por el terror. Aquella figura fantasmagórica llegó
hasta el y lo envolvió en sus delgadísimos brazos; el corazón de Gabino dejó
de latir.
Al amanecer, otro pescador que pasaba por allí encontró su cuerpo sin vida.
Mientras lo examinaba, el hombre vio, por el rabillo del ojo, que alguien
lo observaba desde el monte.

6 comentarios:

  1. SARPADOOOOOOOOOOOO



    REE COPAAAAAAAAAA Ç

    ResponderEliminar
  2. Con historias como estás después uno teme andar solo por lugares oscuras.
    Me gustó, leeré las demás; ¿Las creas tu?
    Sin más, me despido.
    Y por cierto si así deseas puedes visitar mi 'Baile de Mariposas'
    ☞[ http://cienfloresblancas.blogspot.com ]☜

    Saludos !

    ResponderEliminar
  3. Esa tenebrosa sensación de que te están observando... :0

    ResponderEliminar
  4. sinceramente si lo hubiera leido de noche me moria estaba super

    ResponderEliminar
  5. Muy Bueno Lo Que No Saben Que yo Soy Gabino xD! no te creas bueno chido muy bueno hay me leo los demas

    ResponderEliminar
  6. seguro que no duermo en toda la noche!!

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?