¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

jueves, 18 de agosto de 2011

Afuera anda algo

- ¿Qué fue ese ruido? - susurró Marcela.
- ¿Qué? Yo no oí nada - le contestó Bruno, medio dormido.
Estaban en un camping, dentro de una carpa. La noche era oscura. El bosque
que los rodeaba se mecía con el viento que cruzaba aullando entre los pinos.
A unos treinta metros había una laguna. Pequeñas olas chocaban contra la orilla,
produciendo un constante ruido a agua, inalterable en sus variaciones.

- Ahí está de nuevo. Alguien está rondando la carpa. Escucho como una
respiración agitada.
- Yo no escucho nada, a no ser el viento, debe ser lo que oyes, el viento.
- No es el viento, es una respiración agitada - insistió Marcela.
- Entonces es una pareja !Jeje¡. No somos los únicos en este campamento.
- No bromees. Afuera anda algo.
- Está bien, voy a salir a mirar.
- !No¡ mejor no salgas.
- Si no salgo vas a seguir con esto toda la noche, te conozco. Alcánzame la
linterna. Espero que no sea un zorrillo, si me orina…

Bruno salió de la carpa, y jamás regresó.
A partir de ahí Marcela vivió días espantosos. La búsqueda de la policía duró
dos semanas; no encontraron ni el menor rastro de Bruno, había desaparecido.
Marcela estaba en su casa, pensativa, cuando escuchó que golpearon la puerta.
Como ya era de noche no la abrió, observó por la mirilla: Vio algo que la hizo
apartar la cara de la puerta con gesto de terror. Luego reflexionó por un
instante, volvió a mirar, y después abrió la puerta.

- !Bruno¡ - exclamó Marcela. El estaba en el portal.
Su aspecto era aterrador. La piel de su cara estaba gris, y colgaba por los
costados, como si se le fuera a caer.
- Vine a decirte lo que andaba fuera de la carpa - dijo repentinamente Bruno.
Marcela quedó algo confundida, demoró unos segundos en preguntar:
- ¿Qué era lo que andaba afuera?.
El se llevó la mano a la cara, y seguidamente se quitó la piel, como una máscara.
- !Era yo¡.




1 comentario:

¿Te gustó el cuento?