¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

Translate

miércoles, 17 de agosto de 2011

El viejo

- Me voy despidiendo - dijo Facundo al levantarse de la mesa - Estuvo todo
muy lindo. Espero que cumpla muchos años mas vecino, aunque creo que ya
tiene mas años de los que dice, pero bueno…- bromeó Facundo.
- Puede ser que se me olvidara alguno, los viejos olvidamos cosas !Jeje¡ - dijo
el cumpleañero.
Los invitados eran todos parientes o vecinos de la zona. La casa estaba a unos
metros de un camino rural, y era la única en varias cuadras a la redonda. El campo
predominaba en aquel paisaje, donde se alternaba alguna que otra plantación con
pequeños bosques de eucaliptos.

Ya era casi medianoche. La luna iluminaba desde lo alto del cielo. Facundo decidió
ahorrarse unas cuadras de caminata, y entonces, en vez de tomar el camino, salió
cortando campo. El ruido del cumpleaños, que aún seguía, se fue apagando
hasta desaparecer en el silencio que ronda por los campos y envuelve el paisaje en
inquietante quietud.
Facundo era un hombre supersticioso, pero a la vez valiente, y depositaba su
confianza en sus “Amuletos de la suerte”, su pistola y su puñal.

Se internó en un sendero que dividía un bosquecillo. Por la mitad de su recorrido
escuchó el crujido de una rama, y al volverse vio la silueta jorobada de un
hombre, cargando una gran bolsa sobre su hombro, que atravesaba en diagonal
el sendero. “El viejo de la bolsa” pensó Facundo, y sintió un escalofrío trepándole
por la espalda.
La bolsa que cargaba el viejo se iba moviendo, y de ella brotó un sonido similar a
un llanto. “Se está llevando a un niño”. Aquel pensamiento hizo que reaccionara;
sacó su pistola y disparó varias veces, tratando de no darle a la bolsa.

El viejo calló al suelo, luego se arrastró un par de metros, gimiendo, después
quedó quieto. Lo que llevaba en la bolsa se liberó; era un cordero.
El viejo no era el monstruo que según el folclore, anda por las noches buscando
niños traviesos para llevarlos en su bolsa; solo era un vagabundo robando un
cordero.



3 comentarios:

  1. Eso sucede por ser muy supersticioso.

    ResponderEliminar
  2. !Hola Emiliano¡. Gracias por todos los comentarios.
    !Te mando un saludo¡.

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?