¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

Translate

sábado, 17 de septiembre de 2011

Encuentro con un fantasma

Desde esa vez se que las experiencias aterradoras pueden sucedernos en cualquier
parte y en cualquier situación.
Esto me sucedió en un cumpleaños. El salón estaba en las afueras de la cuidad, en un
gran terreno con jardines y árboles. El salón estaba repleto, una orquesta animaba la
fiesta.
Había tomado bastante cerveza, y el llamado de la naturaleza fue fuerte y claro.
Para llegar al baño de hombres había que salir del salón y atravesar una especie de
corredor que se formaba entre la pared del salón y otra construcción. Afuera había
focos de luz, pero debido a lo alto de la pared, una gran sombra se proyectaba sobre
aquel corredor.

Después de ir al baño, mientras atravesaba el corredor, noté que a mi lado caminaba
alguien, por la estatura y la vestimenta (un vestido blanco y acampanado) creí que
era una niña.

- ¿Qué estas haciendo aquí? - le pregunté - El baño de las mujeres está del otro lado.
Vamos al salón y buscamos a tus padres para que te lleven.

Caminó a mi lado hasta el final del corredor, pero se detuvo justo antes de llegar a
la luz. Ahí fue cuando me di cuenta que sus rasgos no eran los de una niña, eran
los de una mujer de mediana edad. Aunque permanecía en la sombra, distinguí
que tenía arrugas, su frente era anormalmente amplia y su quijada prominente.
De repente comenzó a irse hacia atrás, no caminaba, solo se deslizaba, sin mover
las piernas, como si flotara. Así desapareció entre las sombras.

Cuando entré al salón debía estar muy pálido y con cara de asustado, porque
realmente lo estaba. Un conocido que lo notó se me acercó y me palmeó el
hombro.

- ¿Qué le pasa compañero? - me preguntó - Tiene la cara como si hubiera visto
al fantasma de la enana.
- ¿A…a quién? - pregunté tartamudeando.
- Al fantasma de la enana ¿Nunca escuchó esa historia? Dicen que estaba en la
fiesta de su boda, aquí en este salón, y en medio de la fiesta el novio huyó.
Después ella se suicido, dicen, se mató por aquí mismo, y a veces se ve su fantasma.
Para mi que solo es un cuento de terror.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?