¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

miércoles, 21 de septiembre de 2011

No vayas al Cementerio

Mientras el Sacerdote leía algunas líneas de la Biblia, los dolientes, en torno a la fosa,
sollozaban o miraban hacia el suelo; sumidos en esos pensamientos oscuros
que surgen, que nos invaden inevitablemente en presencia de la muerte.
Sólo Néstor tenía una actitud diferente en aquel entierro. Miraba a su alrededor como
si buscara a alguien o algo. Ni las miradas de reproche de sus parientes, ni la tos fingida
del Sacerdote, lo sacaron de aquel estado de vigilancia en que estaba absorto y que lo
hacía voltear continuamente, como si fuera un Ciervo asustado.

Néstor le tenía terror a los Cementerios. Estaban enterrando a su único Tío, si fuera
un pariente más lejano, no hubiera puesto un pie en aquel lugar al que temía tanto.
Al voltear hacia una cripta, vio que de su puerta entreabierta salía un tropel de ratas.
Las ratas salieron chillando, corriendo y dando brincos en todas las direcciones. Algo
las había asustado.
La atención de Néstor estaba fija en aquella cripta. La puerta se abrió más, y del
interior de la cripta comenzaron a salir unos decrépitos cuerpos reanimados, Zombies.

No podía creer lo que veía. Cinco muertos vivientes salieron de allí. Con pasos
temblorosos avanzaron un poco y luego voltearon hacia él.
Casi al mismo tiempo, algunas de las personas que estaban a su lado; gritaron y
lanzaron alaridos de histeria, a la vez que los otros se apartaban.
Al mirar que sucedía, vio que su Tío, el difunto, tenía tomado al Sacerdote por el
cuello.
Por todo el Cementerio caminaban Zombies. Buscaban con sus ojos blancos y
enfilaban rumbo a Néstor, toda una horda de ellos.

Repentinamente abandonó aquel mundo pesadillesco en el que estaba y despertó.
Sintió un gran alivio al darse cuenta que solo había sido una pesadilla.
Ya había amanecido. De repente alguien golpeó la puerta de su habitación.
Era el padre de Néstor.

- Hijo, tengo malas noticias. Me acaban de llamar, tu Tío falleció.

2 comentarios:

  1. esta mui espelusnante buena historia

    ResponderEliminar
  2. ohh esta super genial el cuento el mejor escritor de cuentos de terror¡¡

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?