¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

martes, 27 de septiembre de 2011

Un Mundo de Terror

Las sábanas se le pegaban al cuerpo. Se pasó la mano por la frente y notó que
estaba empapado en sudor.
Fernando se sentó en la cama y suspiró. Ya no podía dormir más con aquel calor.
Se levantó a chequear el aire acondicionado; no funcionaba.

- Lo que me faltaba, se cortó la luz - murmuró Fernando al comprobar que la Lámpara
no encendía. La habitación no estaba muy oscura. Desde la Ventana entraba bastante
luz. Fernando supuso que estaba por amanecer.
Salió del cuarto y fue hasta la cocina. Al abrir la Heladera se llevó una desagradable
sorpresa; estaba vacía.

- ¡Pero que diablos…!

Fue a tomar agua de la Canilla pero no salía ni una gota. Buscó por todos lados,
sentía mucha sed. Cada vez estaba más calor y no encontraba algo para beber.
Terminaba de revisar la despensa cuando se dio cuenta que no estaba solo. En una
esquina de la cocina había un ser de rasgos demoníacos; tenía cola y cuernos, y
una cara tan horrible, tan grotesca, que hizo que Fernando huyera hacia su cuarto.

Apenas entró trancó la puerta. La habitación estaba completamente iluminada. Desde
fuera llegaba un resplandor muy fuerte. Fernando fue hasta la ventana y descorrió la
cortina; lo que vio lo llenó de terror.
Otros seres parecidos al que estaba en su cocina, caminaban entre llamaradas de fuego.
Entre las llamas se retorcían personas o partes de ellas. Nada moría en aquel lugar;
solo sufrían eternamente: Era el Infierno.
Fernando había muerto mientras dormía.

2 comentarios:

alejandro rosas dijo...

vaya ke buen kuento y pensar ke eso le espera a los hijos ke desobedecen a dios

Jorge Leal dijo...

Gracias por comentar Alejandro.
¡Saludos!

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?