¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 3 de septiembre de 2011

Una voz en la oscuridad

Marisa se despertó al escuchar que su anciana madre la llamaba.
Se tiró de la cama, aún media dormida, y fue hasta el cuarto contiguo donde
dormía su madre. Entró a la habitación oscura. A tientas se acercó a la cama.
A su madre le molestaba que encendieran la luz, a menos que ella lo pidiera.

- ¿Para que me llamaste Mami? - preguntó Marisa entre bostezos.
- Creo que tengo fiebre - le contestó una voz temblorosa.

Para colocar el dorso de su mano en la frente de su madre: tanteó la pared,
luego el respaldo de la cama, la almohada, y así siguió hasta dar con la cabeza;
pero inmediatamente se dio cuenta que aquella no era la cabeza de su madre,
era mucho mas grande y tenía el pelo crespo y enmarañado. Repentinamente
recordó que su madre ya había muerto, y que ahora vivía sola.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?