¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

miércoles, 19 de octubre de 2011

La foto del fantasma

El tren llegó a una zona en donde la vía estaba rodeada de bosques. La luz de la
locomotora iluminaba un gran tramo de la vía férrea, la noche era oscura como pocas.

- ¿Es aquí? - preguntó impaciente Gerardo.
- No, falta. Cuando estemos cerca yo le aviso - le contestó Fredy, el conductor del tren.

Gerardo era fotógrafo, en su tiempo libre se dedicaba a investigar y aprender cuanto
pudiera sobre cosas paranormales; principalmente sobre fantasmas.
Había escuchado una historia bastante aterradora, y estaba en la cabina de aquel tren para
obtener alguna prueba de que la historia era cierta; una fotografía.
Gerardo ajustó nuevamente su cámara. Aquella podía ser la foto de su vida.

- Así que pasa justo frente al tren, ¿siempre?
- Ya se lo dije. Todas las veces que la vi son idénticas - le contestó Fredy, sin dejar de mirar
a la vía que tenía por delante - No se afirme ahí - agregó - Manténgase más atrás.

La cabina era pequeña y Gerardo estaba de pie.

- Estamos cerca - dijo de repente Fredy - Prepárese, ya casi es el lugar.

Gerardo apuntó su cámara hacia la porción de vía que era iluminada por el tren.
En aquella parte las ramas de los arbustos alcanzaban a rosar los costados del tren;
formando como un túnel que rodeaba la vía.
De repente apareció, cruzó volando delante de la cabina; era el fantasma de una mujer,
más bien, vestía como mujer ( tenía puesto una especie de camisón, algo muy holgado)
porque su cara era tan horripilante, que difícilmente se podría distinguir su género, además
no tenía cabello.

Gerardo obtuvo su foto, pero sintió mucho más terror del que suponía que iba a sentir.
Hasta la pequeña imagen de la pantalla de su cámara digital, le erizaba la piel.
Unas horas más tarde regresó a su ciudad, y luego a su apartamento.
Apenas entró fue a descargar la foto en su computadora.
Se llevó una gran sorpresa, la imagen del fantasma no estaba en la foto.
Extrañado, comenzó a pensar, a buscarle una explicación “Sé que la capturé” pensaba
“¿Será que lo que capturé fue algo más que su imagen?” Estaba en una habitación bastante
amplia, y escuchó un ruido detrás de él.
Cuando volteó vio al fantasma volando hacia él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?