¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

Translate

lunes, 3 de octubre de 2011

La historia de Claudio

Claudio invitó a sus compañeros de clase a pasar la noche en su casa.
Después de cenar fueron hasta el cuarto de Claudio. Se sentaron formando una
ronda y comenzaron a hablar de cuanto tema se les ocurría.

- ¿A quién le gustan las películas de terror? - preguntó uno de los niños.
“A mí” respondieron todos. Desde ése momento la conversación giró en torno a temas
de terror. Cada uno tenía una historia que contar, según ellos eran verídicas.

- A mi Abuelo, el que vive en el campo - comenzó uno de los niños - Una vez se le
apareció una mujer vestida de blanco, que salió de adentro de un pozo de agua…
- Eso lo viste en una película - lo interrumpió uno de sus compañeros.
- No…¿En cuál película? Capaz que le copiaron a mi Abuelo - al oír aquello todos
se rieron. “Mentiroso” le dijeron, y uno le propinó un almohadazo en la cabeza.

- Si no me creen esa, no me van a creer lo que le pasó a un Tío mío cuando estaba
en el Ejército. Un extraterrestre lo persiguió por la selva…
- Esa es parecida a “Depredador”.
- Entonces no cuento más.

Claudio los observaba mientras sonreía. Sus compañeros se daban almohadazos y se
empujaban.

- Tengo una historia que contar - dijo Claudio de repente - Esta si que los va a asustar.

Los demás se prestaron a escucharlo. Claudio los miró uno a uno y comenzó:

- Había una familia que hacía dinero vendiendo niños, los llevaban para otro país.
Esa familia tenía un hijo. Ese hijo invitaba a sus amigos a su casa y después nunca
más se sabía de ellos.
- ¿Y qué le decían a la Policía después? - preguntó uno de sus compañeros.
- Inventaban que habían asaltado la casa y se los habían llevado - le contestó Claudio.
- Después de un tiempo se mudaban - siguió Claudio.

- Esa historia no asusta nada, puras pavadas…
- Seguro que después vas a estar asustado - afirmó Claudio - Ahora espérenme que
tengo que ir al baño - dicho esto salió del cuarto.
Cuando notaron que demoraba demasiado intentaron abrir la Puerta; estaba cerrada.
- ¡Claudio, ábrenos la Puerta, queremos salir! ¡Claudio! ¡Claudio!

2 comentarios:

  1. Wow! si me sorprendio un poco el cuento estuvo geniaal.. ;)
    ATT: July De'Torres

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?